CON EL AGUA AL CUELLO, Petros Márkaris (Tusquets)

Nueva entrega de la saga del muy normal comisario Kostas Jaritos. En plena crisis económica que azota a los griegos, un asesino en serie se dedica a degollar con una espada a varias personas relacionadas con el mundo de la banca. Contrata,además, a gente como inmigrantes o niños pequeños para que peguen carteles y pegatinas por todo Atenas en los que se denuncian los expolios de los bancos y la injusticia del sistema económico actual. Además de su trabajo policiaco, Kostas nos ofrece una visión de su ámbito doméstico acudiendo como padrino a la boda de su hija y apoyando a su mujer cuando ésta ve cómo un hombre desesperado se tira por la ventana. Como de costumbre, la trama policiaca podía ser muchísimo mejor, pero siempre se lee con agrado una novela de Markáris. Aunque escrita en 2010 para nosotros tiene plena actualidad, sobre todo lo referente a la coyuntura económica actual (idéntica a la de los griegos !ay!). Y por si hubiera alguna duda de la simpatía que despierta este libro menciono dos guiños que el autor hace a los españoles : el comisario se compra un Ibiza (y no un coche japonés) por solidaridad entre los pobres (p.13) y toda la familia disfruta con la final del Mundial del 2010 (¡todos con España!, claro); ¿quién se puede resistir?

Anuncios

4 pensamientos en “CON EL AGUA AL CUELLO, Petros Márkaris (Tusquets)

  1. juancho

    Sabes que no soy muy de novelas, más aún cuando una lectura que sirve de evasión fugaz está ambientada en una crisis que se ha convertido en una especie de mascota no querida, incontinente, déspota, abusona, desagradecida, y lo que es peor, permanente.

    Responder
    1. mjose Autor de la entrada

      ¡qué dominio de los adjetivos! como se nota que lo tuyo no fue la LOGSE. Si ves la novela desde ese punto de vista tienes razón, no la leas, pero para otro tipo de lectores puede resultar agradable, además explica algún tema económico con bastante sencillez (pero no resuelve nada, claro)

      Responder
      1. juancho

        discúlpame, mi comentario parece una crítica a la elección de la lectura, y sólo pretendía ser una imagen más o menos graciosilla de la crisis de las narices, con escaso éxito

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s