ZULEIJÁ ABRE LOS OJOS, Guzel Yájina (Acantilado)

En la tradición novelística rusa: personajes intensos, sentimientos desgarrados, escenarios hostiles y más de 500 intensas páginas. El primer capítulo ya marca el estilo: Zuleijá es una joven tártara, casada con Murtazá, un hombre mucho mayor que ella. Viven en una granja donde todo es complicado: hay que hacer las labores, acarrear leña y, por si fuera poco, atender a la Vampira, la perversa suegra de nuestra protagonista a la que ese mote le es muy acorde. Zuleijá trabaja, es insultada, violada y está agotada, pero resiste porque ella es así y tampoco le parece tan mal la vida que lleva en los años 30. Los acontecimientos se precipitan cuando son enviados al gulag, a Siberia. Allí los deportados, cada uno peculiar en su desgracia, aúnan fuerzas para sobrevivir utilizando sus conocimientos de la vida anterior y hasta el comandante del campo, Ignatov, se convierte en un personaje lleno de fuerza y carisma. A pesar de lo durísimo de lo aquí narrado, en ningún momento aparece la desesperanza, los acontecimientos se toman como lo que vienen para hacer cotidiana y habitable la vida de los prisioneros en Siberia. Novelón

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.