Archivo de la categoría: Literatura del este

LA DANZA DE LOS DEMONIOS, Esther Singer Kreitman (Anagrama)

UnknownA priori poco (o nada) me interesa a mí una familia de judíos polacos a principios del s. XX que  pasan bastante miseria porque el padre que es rabino no encuentra colocación. Van de un domicilio a otro, la madre lánguida, Réisele, siempre enferma; el padre, Avrom Ber,  estudiando la Torá; el hijo, Mijael, soñando con ser cualquier cosa menos erudito y la hija, Débora que se encarga de las tareas domésticas y odia con toda su alma la vida que le ha tocado en suerte. Según cuenta la introducción, podría estar basado en la vida de la propia autora. Lo impresionante no es la historia en sí, sino que te metes en los espacios, hueles la col hervida, te resbalas en los caminos helados, compartes la frustración de Débora y te indignas con la sociedad tan cerrada. Además, el punto de la protagonista es el justo para que no sea ni excesivamente lacrimógeno ni demasiado autocompasivo.   Ejemplo de cómo un libro bien escrito puede apasionar sin que una tenga el mínimo interés sobre su contenido.

Anuncios

VIAJES CON HERODOTO,Ryszard Kapuściński (Anagrama)

UnknownEl mítico  reportero viajará por todo el mundo entre los años 50 y 60 con el voluminoso libro de Heródoto donde siempre encuentra paralelismos con las situaciones que vive el narrador. Como periodista en la Polonia comunista y encerrada en sí misma es enviado a varios destinos sumamente exóticos: primero a la India, luego a China y por último a África, donde vivirá en primera persona varios golpes de estado tras el proceso de descolonización. Así, entre vida de periodista en unos años difíciles donde la única comunicación con el periódico era la radio y las alusiones a una magna obra que compila el saber de los clásicos, vemos que la historia se repite, las guerras también y que , en definitiva, siempre habrá algún periodista o historiador que esté allí para contarlo. mención aparte merecen las interesantes reflexiones sobre la sociedad y las lenguas.  Lectura agotadora por tanta batalla y tanta crueldad pero muy interesante para conocer al ser humano que no ha cambiado tanto en tantos siglos de historia.

MERCEDES-BENZ, Pawel Huelle (El Aleph)

IMG_0360En una ciudad polaca al norte del país, un hombre se dispone, por fin, a aprender conducir. Su profesora tiene un Fiat y se llama señorita Ciwle. Entre bocinazos, embragues que se atascan y marchas que no entran el protagonista va narrando hechos familiares que todos han tenido que ver con los coches. así e 1925 su abuelo, enamorado de su abuela, le regaló un Citroen que acabaría arrasado por un tren. Más tarde la pareja se compararía un  Mercedes con el que surcaría la comarca a la caza de globos aerostáticos. En la SGM dicho bólido fue confiscado, pero recuperado pro su padre en un arrebato de nostalgia. La señorita Ciwle escucha fascinada las historietas de su no muy aventajado alumno y también le enseña una parte de su desgraciada existencia. Lectura que más se parece a un monólogo interior que a una historia al uso pero que se lee bien, teniendo en cuenta la longitud de las frases y la compleja sintaxis. también se puede entender en clave de la historia de Polonia a través de una familia y de los coches que utilizaron, lo que resulta una perspectiva bastante original.

Acabo aquí esta incursión por la literatura polaca, ya que he podido vislumbrarla con los tres últimos libros aquí reseñados. El resumen es que se trata de una literatura compleja por su sintaxis y su temática. También bién observo que es bastante desconocida por estos lares, ya que las abundantes estatuas de próceres escritores y dramaturgos polacos que pueblan las calles de Varsovia me eran bastante desconocidos. Me quedo con la biografía de la premio Nobel Szyimborska. Un apunte  que subraya el ambiente tan cultural del país: en el aeropuerto Chopin (¡cómo no!) entre periódicos y revistas había una biblioteca…lo nunca visto.

DOS CIUDADES, Adam Zagajewski (Acantilado)

IMG_0359En este volumen aparecen editados varios ensayos firmados por el poeta y escritor polaco. EL primero, que da título al libro expone la nostalgia de toda su familia al ser deportada de Lvov, zona ucraniana a Gliwice zona que pasó de ser alemán a ser polaca. En los demás capítulos se alternan reflexiones sobre la poesía, la filosofía y la historia de Polonia con notas autobiográficas sobre los estudios o la vida de un escritor en la época comunista. También describe los sentimientos que le provocaba una ciudad como Cracovia y la importancia de los olores. Un libro que hay que leer con mucha calma debido a su erudición y complejidad. Dos citas para el recuerdo

“ En la creación, hay también un je ne sais quoi fundamental y desparpajado que, por su propia naturaleza, se escapa a cualquier definición. Pero esto es justo lo que transforma el barro en escultura, las palabras en poesía y los crujidos en música. Después, acude la memoria para tender puentes entre los instantes de clarividencia”  ¡Cuán importante y necesario es esto! Sin embargo, para tender un puente primero hay que dar con el río. ¡Y eso se dice pronto!”(p.239)

“Los poetas se matan. Los críticos matan a los autores. Los lectores se aburren pronto y ahogan los libros como si fueran gatitos recién nacidos” (p.300)

Lo dicho, para lectores con mucha ganas de devanarse los sesos y de sentirse profundamente ignorantes, por lo menos la que subscribe.

A SANGRE Y FUEGO, Henryk Sienkiewicz (Ciudadela)

91arrH7Fc-LPremio Nobel de literatura del 1905 es un escritor polaco que recordaremos siempre como el autor de Quo VadisEn esta trilogía cuya primera parte señalo aquí recrea la historia de Polonia durante el siglo XVII.Así que en más de quinientas páginas los polacos son atacados por cosacos o por tártaros o por ucranianos y es agotador tanta batalla, tanta espada, tanto sufrimiento. Para suavizar un poco tanto fragor y ardor guerrero tenemos una historia de amor entre la bella princesa Elena y el aguerrido soldado Jan Kretuski que  a lo largo de la novela padece sufrimientos infinitos ya que cree que su amada ha fallecido. Se hace un tanto larga tanta guerra, a veces parece Guerra y paz, otras veces se añaden los toques de humor de Los tres mosqueteros. Interesante  para conocer algo la historia de Polonia, situada en el medio de Europa, siempre atacada por todos los flancos: norte, sur, este y oeste. Actualmente me encuentro visitándolo y, honradamente, no creo que tenga fuerzas para seguir con la trilogía. Encantada de  conocerle, premio Nobel, pero lo dejaremos para otro rato.

 

DE NOCHE, BAJO EL PUENTE DE PIEDRA, Leo Perutz (Asteroide)

UnknownA priori poco, o nada , nos puede interesar el barrio judío en Praga en el siglo XVI, y sin embargo uno no puede dejar de leer estos cuentos ambientados en dicho barrio en la época barroca. Aunque son relatos y se pueden disfrutar separadamente hay un hilo común que los une: el emperador Rodolfo II, rey de Bohemia, poco equilibrado mentalmente y dispuesto a gastarse toda una fortuna en obras de arte y  el rico judío Mordejai Meisl que enviuda pronto de su amada Esther y que vivirá su riqueza como una maldición. A través de estos cuentos van apareciendo personajes variopintos que esbozan un barrio y una época muy curiosa. Lectura amable que exige un poquito de concentración pero que merece la pena, sin duda.

MELANCOLÍA DE LA RESISTENCIA, Lázlo Krasznahorkai (Acantilado)

UnknownUna mujer vuelve a su ciudad en tren, allí es atemorizada por el ambiente de campesinos y de acosadores que puebla los vagones. Vive sola en una casa atestada de objetos y rechaza recibir allí a Valúska, su único hijo, un tanto “peculiar” que ha encontrado acomodo y refugio en casa del director del conservatorio, Eszter.  Al amparo de un espectáculo circense, se desarrollan actos violentos en la ciudad que acabarán en drama siendo sofocados por las fuerzas del orden y apoyados por la esposa repudiada de Eszter.  Aunque en la contraportada se habla de humor negro, yo no lo he percibido por ningún lado. Se trata, en definitiva, de uno de estos libros densísimos, de sintaxis ultracompleja que como no andes con cuidado no sabes donde se encuentra el sujeto. Esto es lo que tiene enfrentarse a un libro húngaro cuyo autor parece impronunciable pertrechado ante tanta consonante. Para lectores muy por la labor de adentrarse , analizar y comprender una atmósfera tan compleja.