Archivo de la categoría: Literatura rusa

LA GUERRA NO TIENE ROSTRO DE MUJER, Svetlana Alexiévich ( Debate)

UnknownLa premio Nobel de literatura 2015 realiza su obra a través de testimonios. Esta vez ordena las voces de mujeres que participaron el la segunda guerra mundial . Alentadas por los discursos patrióticos y convencidas de que había que salvar a su  gran país de las garras del nazismo, muchas adolescentes se fueron al frente enardecidas. Algunas eran enfermeras, otras lavanderas o cocineras, pero muchas también artilleras, comandantes, conductoras, partisanas y francotiradoras. Aquí hablan de cómo se alistaron, de las batallas, de cómo les trataban los soldados, del hambre, del frío, de las heridas y de la vuelta a casa. Esta, lejos de ser idílica, las convirtió en apestadas porque habían abandonado a sus hijos y las condenó al silencio porque en la época del estalinismo era mejor estar callada. Interesante documento, muy duro de leer debido al tema que se trata. Lo triste es comprobar que las guerras siguen existiendo y que estos libros no hacen que el ser humano aprenda de sus errores.

Anuncios

EL NACIMIENTO, Alexéi Varlámov (Acantilado)

71wxvKLSWtLEn un poco más de 150 páginas encontramos una descripción detallada y minuciosa de los sentimientos de un matrimonio que no pasa por su mejor momento. Primero, por un embarazo inesperado por lo tardío y, segundo, por el nacimiento de un niño prematuro. Ni él, ni ella tienen nombre, están alejados el uno del otro, no se comunican. Gran novela psicológica en la que la rutina, el frío ruso y los hospitales soviéticos son los protagonnistas así como la  incomunicación de la pareja y los sentimientos encontrados ante una maternidad y una paternidad imprevista. También aporta la visión trascendente de la vida. Estamos lejos de la novela superficial y de superación que vende tan bien y se lee tan rápido. Esta exige por parte del lector cierta calma y dejarse llevar por una prosa profunda envuelta de tristeza, melancolía y contradicción que entronca con la literatura rusa clásica.

RETIRO, Serguéi Dovlátov (Fulgencio Pimentel)

retiroPeculiar novela rusa en la que el narrador se dedica, en un momento crítico de su vida a ejercer de guía turístico en una especie de parque temático dedicado a Pushkin. A través de situaciones un tanto chuscas y casi siempre regadas con alcohol y borracheras va describiendo a situación de Rusia y sus reflexiones sobre la literatura del país. Las anécdotas y digresiones pretenden ser cómicas pero dicho humor puede ser desternillante si se entiende o un tanto ilegible si no se comparte el sentido del humor eslavo (confieso que ese es mi caso). Los abundantes diálogos  y al rapidez de la acción hacen de este libro una lectura ágil que gana mucho con el epílogo y las explicaciones al final del volumen de cada referente cultural.

 

EL ABUELO, Aleksandr Chudakov (Automática editorial)

9788415509356Historia de la URSS desde la Revolución a al Perestroika narrada en capítulos por Antón, el nieto historiador del que da título a la novela. La familia del narrador (a veces en primera y a veces en tercera persona) ha sido aristócrata en Lituania.  Se ven obligados a emigrar a Kazajistán, a un lugar llamado Chebachinsk y allí sobreviven poniendo toda su inteligencia y laboriosidad para salir al paso de todas las inclemencias climatológicas y políticas. Cada capítulo, que se puede leer separadamente, narra un aspecto de la vida: la educación, el deporte, la naturaleza, los animales, la vida amorosa, el folklore, los zapateros, etc… También se debe mencionar la gran categoría intelectual de todos los deportados que allí vivían , lo que sirvió a más de uno para enriquecerse (cuenta el caso de un ingeniero de calefacciones reconvertido en estufista con gran éxito). Me recuerda a Amos Oz en Una historia de amor y oscuridad, cuando cuenta que en su barrio sobraban los intelectuales, pero carecían de fontaneros y electricistas. Aquí, sin embargo aplican la teoría a la práctica. Lectura de novela rusa, con más de quinientas páginas, bien contada, con mucho frío, algo de atormentamiento ruso, socialismo soviético y la ventaja de que cada capítulo se puede leer separadamente y así no tener que hacernos un esquema con nombres impronunciables.

INMERSIÓN, UN SENDERO EN LA NIEVE, Lidia Chukovskaia (Errata Naturae)

UnknownLa autora es escritora  y tiene la suerte de que en febrero de  1949 puede acudir a una especie de balneario donde los escritores son cuidados y mimados. Allí conoce a otros profesionales, poetas o periodistas, unos adeptos al régimen estalinista y otros no: también comparte confidencias con alguna de las enfermeras que trabajan en la institución. Tiene tiempo, además, para redactar una obra y reflexionar (porque alguno de sus colegas le abre los ojos) sobre la suerte de su marido que fue condenado diez años a un campo penitenciario sin derecho a correspondencia y confiscación de bienes” lo que de hecho, significaba una “ejecución inmediata”. Sí que es cierto que aquí se cuentan cosas tremendas y que las purgas estalinistas nos estremecen, pero todo es tan lánguido y reposado que temo que dentro de unos meses este libro no sea para mí más que un vago recuerdo.

DANIEL STEIN, INTÉRPRETE,Liudmila Ulítskaia (Alba)

9788484288602_1Novela coral y polifónica inspirada en la vida de Shmuel Oswald Rufeisen. Él era un judío polaco que sobrevivió a la invasión nazi haciendo de intérprete para los alemanes,  tras haber conseguido salir con vida de innumerables redadas decide convertirse al catolicismo, hacerse carmelita y , además, ejercer su ministerio en Israel oficiando las celebraciones en hebreo. Es decir, una biografía que no entra dentro de lo previsible. La historia se construye a través de cartas, testimonios y vivencias de muchos personajes que por diversas circunstancias han conocido a Daniel y cuyas vidas fueron marcadas por sus acciones: una hija de una ferviente comunista milagrosamente salvada del ghetto, una ex monja lituana casada con un sacerdote ortodoxo, el hermano del protagonista que vivía en Israel desde el final de la SGM o su asistente alemana, Hilda,  que trabaja con él en la parroquia. Como toda buena novela rusa tiene tres ingredientes propios de la misma: abundancia de personajes secundarios con situaciones vitales complejas, búsqueda de la trascendencia y una tendencia a atormentarse que es un clásico en el género. A ello hay que añadir el análisis de la diáspora judía y la situación de los cristianos en Israel, asunto que he de confesar me ha dejado bastante perpleja. Lectura altamente recomendable por su profundidad en lo que respecta a los temas tratados y por lo sencillo que resulta seguir la trayectoria vital de todos los personajes.

LOS DEMONIOS, Fiódor Dostoieski (Alba)

unknownRusia, segunda mitad del s.XIX. En una ciudad de provincias confluyen varios personajes, especialmente dos jóvenes que han vivido en otras zonas: Piotr Stepanovich y Nikolai Stavrogin. Sus respectivos progenitores viven allí, lo que da pie a abundantes descripciones sobre la aristocracia y la alta sociedad del lugar, con sus críticas afiladas, bailes y cotilleos. Parte importante tienen también las reuniones políticas, destinadas a derrocar al zar y de las que forman parte los dos jóvenes citados. Tras una ardua lectura uno acaba con la clara idea de que el carácter ruso es complicado, intenso y atormentado, que no existen relaciones plácidas entre ellos y que todo lo que se puede complicar lo hace. A través de escenas de celos, malentendidos, conspiraciones, amoríos se va construyendo la psicología de los personajes y el análisis detallado de la sociedad de su tiempo.En las últimas cien páginas la acción se agolpa y todo deriva en tragedia absoluta (como no podía ser menos). Lectura extremadamente compleja, para amantes de los retos intelectuales.