Archivo de la categoría: ¿QUÉ ES?

LA INSOLACIÓN, Emilia Pardo Bazán (Cátedra)

UnknownEl 2020 es el centenario de la muerte de Galdós, y por alusiones vamos a adentrarnos en su siglo (XIX-XX) y en su área (Madrid) con una más que íntima amiga suya (dicen). Leer a Emilia Pardo Bazán siempre es un valor seguro,  en ocasiones da pena ver cómo ha sido relegada a varias escasas líneas en los libros de texto. Novela corta en la que se narra la historia entre Francisca de Asís, Marquesa de Andrade,  (o Paquita) y un simpático gaditano, Diego Pacheco de nombre. La buena de nuestra protagonista se dedica a hacer visitas, a arreglarse y a gobernar su casa, en verano se va a su tierra, Galicia. Él es un andaluz muy simpático cuya habla se reproduce en la novela. Ambos se dedican a coqueteo por las ferias autóctonas de Madrid y comparten miradas cómplices en tabernas observados por el pueblo llano. Lo de menos es la historia, lo de más es la construcción de la novela, los monólogos interiores y el ambiente descrito. Puede hacérsele difícil al lector actual el exceso de vocabulario y las frases un tanto elaboradas… pero es que unos días toca cenar pizza congelada y otros días apetece buen cocido, esto último lleva bastante tiempo, pero merece la pena,  lo mismo que acercarse y disfrutar de estos clásicos de la literatura.

EL ENEBRO, Barbara Comyns (Alba)

609B2291-D45F-47C4-9DB6-71F23580AC12Bella Winter es una joven un tanto desnortada. Joven, con padre ausente y madre no excesivamente cariñosa, se va a vivir fuera de casa y se empareja con un tal Stephen que no la trata muy bien. Abandona a Stephen y se acuesta una noche con un hombre de color con resultas de una preciosa niñita a la que en el hospital llaman Marline pero que Bella, en su originalidad dice llamarla Tommy, que le pega más. Y estos mimbres que podrían darnos una novela violenta en grado sumo pero resulta que Bella encuentra gente que le ayuda: una mujer de nombre Mary que posee un atienda de antigüedades (un rastro, más bien) la contrata y allí puede vivir. Luego se hace amiga íntima de Gertrude, una hermosa y elegante mujer que le invita a su casa y le presenta a su exquisito marido: marchante de arte… y cuando una piensa que con frases como esta “Sabía que estaban preocupados por mí; de hecho yo también estaba preocupada por mí, a medida que mi matrimonio inhóspito se deterioraba, también lo hacía muy salud”  (p.240)  ya ha valido la pena el libro, de repente la historia amable y costumbrista da un giro espectacular. Curioso libro, curiosa vida y agradable de leer.

BECKOMBERGA, ODA A MI FAMILIA, Sara Stridsberg (Nørdica)

Cubierta-1Beckomberga es un manicomio, o sanatorio psiquiátrico, situado en Estocolmo que funcionó de 1932 a 1995. Allí es ingresado el padre, Jim, de Jackie, la voz narrativa que en vez de acudir al colegio va al hospital a visitar a su padre y allí conoce a otros internos como Paul o Sabina. También aparecen como protagonistas los médicos que atienden a los pacientes y sus respectivos parientes. Su madre, Lone, se dedica a viajar para olvidar el fracaso de su matrimonio. La historia se compone de varios capítulos que no siguen el orden cronológico. El tono es entre onírico y poético, extremadamente centrado en la naturaleza y muy, muy triste…pero claro, si añadimos El término “Suecia” a la palabra “manicomio” la lectura no tiene visos de ser muy alegre.

 

PAN , UNIVERSIDAD Y LIBERTAD, Petros Márkaris (Tusquets)

UnknownCuando uno lee a Kostas Jaritos no se sabe si es él o Márkaris, el autor, el que habla por su boca. Una tiene la sensación , aunque lo lea de vez en cuando,  de encontrarse con unos primos o tíos o viejos amigos de la familia,  a los que uno no ve mucho, pero cuando lo hace se encuentra a gusto. El inicio , situado en el 2014 es claramente distópico: Grecia, Italia y España vuelven a sus antiguas monedas: el dracma, la lira y la peseta y abandonan la UE. Grecia en crisis total deja de pagar a sus funcionarios. Como Jaritos trabaja en la policía su mujer, Adrianí, somete a toda la familia a una dieta frugal pero exquisita por su mano en la cocina. Mientras tanto, el trabajo llama al comisario de homicidios: primero un cadáver en la sede de los juegos Olímpicos, luego otro en la universidad Politécnica y un tercero en una tienda abandonada. Entre tanto, idas y venidas, pistas que no conducen a nada, nombres imposibles de articular fluye una descripción psicológica y sociológica de una Grecia que, se parece sospechosamente a nuestra España. Quizá por eso nos cae tan simpático, porque refleja nuestra realidad y podemos pensar para nuestros adentros: esta corrupción “solo” es de los griegos. La trama policiaca es resuelve, como siempre, un tanto insatisfactoriamente, pero no lo leemos por eso lo hacemos por los litros de sentido común derrochado y porque, además, aprendemos de historia de Grecia y sobre naturaleza del ser humano: ¿alguien da más?.

RIALTO 11 (Naufragio y pecios de una librería), Belén Rubiano (Asteroide)

9788417007751El inicio de la historia “Yo tenía una librería en Sevilla” ya nos anuncia tres cosas: que la autora es una gran lectora, que ya no tiene ese sueño y que nos va a contar el génesis, desarrollo y muerte de la librería. Estructurada en breves capítulos, que se pueden leer por orden cronológico o no, no cuenta cómo trabajó primero de empleada en una librería y luego, con todas las ganas y romanticismo del museo, puso su dinero (y el de su familia) y todas sus ilusiones, pero no la contabilidad , en montar una librería. Al tratarse de un negocio abierto permanentemente le pasa de todo: atracos, locos y pedigüeños que abusan de su buen corazón, gente que viene a pedir fotocopias o bonobuses, y también lectores fieles que aprecian su amor por los libros. Entre tanto altibajo, destellos en los que colabora con medios de comunicación para recomendar libros. Se lee muy bien porque el tono es algo humorístico y no se anda con tremendismos, aunque también con una punzada de culpabilidad, porque todos deberíamos comprar más libros. pero esto es España y en en estos tiempos se trata de un negocio ruinoso, si alguien quiere leer lo contrario que se acerque a Mi maravillosa librería, ahí verá que montar este tipo de negocio es fructífero en países germánicos.

Una apasionada de los libros como yo debería frecuentar más las librerías y gastarme parte del sueldo en ellas, pero no es así, de hecho me nutro en las muy bien abastecidas bibliotecas, es más, desde hace un par de años por motivos laborales tengo acceso a una que me permite hasta 40 libros por un año…mi sueño. ¿Merecería la pena comprar todo lo que leo? yo creo que no; y me faltaría espacio en mis estanterías para guardarlo. Es cierto que las librerías van cerrando y que es una pena pero siguen existiendo libreros, como J. de esta librería que acogió una de las tertulias a las que asisto con regularidad cuando la nuestra cerró, que no para de leer , que recomienda libros, que  se conoce a todos los autores y editoriales, que organiza actividades sin parar y que una vez me confesó que una de las cosa más difíciles que había hecho era ir a un instituto a hablar con los adolescentes sobre el amor a los libros… y ahí los tenía un viernes por la tarde en su librería porque les había prometido que si le visitaban les regalaba un libro…y que cuando vas a comprar un libro…te llevas tres. Desde aquí animo a comprar a los libreros de verdad, porque ellos se lo merecen, porque los libros son su pasión y su verdadero negocio. Hace un mes, mientras mi marido se paseaba por el mercado de una ciudad, yo me acerqué a la gran cadena de “librerías” a la que accedí tras pasar por una planta llena de productos informáticos y ante, mi estupor, otra repleta de aspiradores y secadores. No…los libreros de verdad no nos harán nunca esto.

SUS HIJOS DESPUÉS DE ELLOS, Nicolas Mathieu (ADN)

Unknown-3Cuando a uno le viene a la mente Francia, todo es pensar en los tópicos del glamour y de lo gourmet: croissants, foie, champagne, perfumes y París con acordeón de fondo. Pero esta es una Francia estereotipada que no siempre corresponde a la realidad porque existe una Francia, la de los gilets jaunes del año pasado y la de los huelguistas feroces este año que es retatratada pormenorizadamente en el Goncourt del 2018. Viven en las afueras de ciudades grises (y no tan grises), atenazados por el paro y por empleos mal pagados, apenas llegan a fin de mes, el alcohol es su único consuelo y sus hijos no son muy buenos estudiantes. A una ciudad ficticia como tantas otras pertenecen los protagonistas de esta novela que el autor va a seguir en cuatro veranos desde los catorce a los veinte años. Anthony ha sufrido toda su infancia a un padre alcoholizado, a una madre excesivamente protectora y la televisión a todo volumen, por ello,  solo piensa en huir de allí. Hacine es de padres marroquíes, con ese dolor que lleva la segunda generación de emigrados: ni de aquí ni de allí, desde joven ya trafica con drogas y su futuro no es muy halagüeño. Steph pertenece a una clase social un poco mejor y se deja querer, de vez  en cuando, por Anthony , también desea salir de esa ciudad opresiva. Anthony, Hacine y Steph van a crecer estos años empezar a beber y drogarse y también el despertar sexual (con escenas bastante explícitas). A lo largo de varios veranos conocemos el devenir, nada espectacular, de estos y más personajes, que más que descorazonador es conformista: no hay pasado, no hay futuro. A pesar de su grisura los personajes están soberbiamente construidos y los episodios de sus vidas, algunos totalmente cotidianos como hacer la compra en el hipermercado de las afueras, atrapan. En la superficie todo es monotonía y dejarse llevar por las circunstancias, pero de fondo late una gran violencia que hace que todo se pueda poner patas arriba en cualquier momento. Gran análisis sociológico de esta Francia real pero desconocida.

TRILOGÍA DE LOS AÑOS OSCUROS, Rosa Ribas y Sabine Hofmann (Siruela)

9788417151287_L38_04_lRegalo de mi compañera M. del trabajo tiene más de 800 páginas y es un volumen con tres novelas. Las tres protagonizadas por una joven e impetuosa periodista: Ana Martí que vive en la Barcelona franquista de los años 50. Su padre ha sido represaliado por el régimen y ella sobrevive como periodista de sociedad, asunto que no le gusta mucho. Por diversas circunstancias debe colaborar con Isidoro Castro, un policía lago brutal pero que desea hacer justicia. En las tres novelas los personajes que entran y salen , algunos permanecen en la serie y otros cambian. Una característica común: los culpables son siempre los poderosos, contra los que las gentes honradas tienen poco que hacer.

Vamos ahora libro por libro

Don de lenguas: el primero de la serie, aquí conocemos a la periodista Ana Martí que debe investigar para La Vanguardia, periódico para el que trabaja, la muerte de una mujer de la alta sociedad barcelonesa, Mariona Sobrerroca, viuda de un médico encontrada asesinada en su casa. Entre intentar encontrar la verdad, pelearse con el inspector Castro y escribir artículos para sortear la censura, Ana va encontrando pistas que pueden hacer encontrar al verdadero culpable. Para ello encuentra la ayuda de Beatriz Noguer, prima lejana de Ana que con sus conocimientos de erudición filológica la va a ayudar a desentrañar el caso. Para mí, me sigo admirada que jóvenes de veinte  años de este siglo continúen apuntándose a la carrera de Filología y te confiesen que ellos lo que quieren ser es editores, o poetas, o profesores, he descubierto que la carrera también sirve para desentrañar los crímenes, porque todas las situaciones ya se han mencionado en los clásicos y el saber lengua puede dar pistas muy importantes sobre los sospechosos.

El gran frío: aquí nuestra intrépida periodista ya no trabaja para La Vanguardia, sino en El caso, periódico truculento donde los haya. Su jefe la envía a una aldea perdida de Aragón donde, dicen, una niña tiene estigmas. Allí que se planta, tras varios días de viaje por transportes poco fiables Ana y en el ambiente opresivo del pueblo va descubriendo las sinergias del mismo: el maestro borracho, el cacique, el tonto del pueblo que no lo es tanto, la mujer que la cobija que guarda un secreto, el cura encantado con su “Santita”, el alcalde, dispuesto a hacer lo que ordene el cacique. Poco a poco se resuelve el misterio, añadiendo varios muertos a la lista que ya era larga antes de que Ana llegara al pueblo.

Azul marino:  es la novela que cierra la trilogía.  Han asesinado a un marine US en el barrio chino. Como se amenaza un incidente diplomático, Isidoro Castro pide a Ana que actúe como intérprete, ya que estudia inglés. Ahora Ana compagina su trabajo de reportera de El caso con Mujer Actual, donde se dedica a la crónica de sociedad de la clase alta: fiestas y obras de caridad ed burguesas desocupadas. Además de investigar de modo confidencial con Castro el asunto del marinero muerto, también acude a un taller de costura donde una modista se ha suicidado. Al final se verá que ambos casos estaban relacionados.

Historias entretenidas, fáciles de leer y de olvidar. Un bravo por hacer que la filología (ambas autoras lo son) ocupe un lugar en la trama y un pequeño pero porque los malos son siempre los mismos y hay un tufillo tendencioso.  Me ha gustado también la recreación de la época.