Archivo de la categoría: Diario

DIARIOS 1999-2003, Iñaki Uriarte (Pepitas de calabaza)

31ltmfyav-l._sx329_bo1204203200_Con este nombre y apellido solo se puede ser vasco, eso sí, nacido en Nueva York, de familia donostiarra y viviendo en Bilbao. En estos diarios escritos en tres años, se nos mezclan reflexiones literarias, políticas y de la vida misma (como alabanzas a Benidorm) , mezcladas con alusiones a otros escritores como Kafka, Montaigne o Proust. Lectura agradable de alguien que escribe de modo ágil pero que (rara avis en la autoficción) no se toma a sí mismo demasiado en serio. Lo leo con una sonrisa, unas veces de acuerdo, otras no , pero sabemos que hay más ejemplares en la biblioteca y me queda meridianamente claro que tengo que leer a Josep Pla.

CLIMA, Jenny Offill (Asteroide)

Y esto es lo que opino yo:

r.91153c2d5bf0d66276b98cc367e64f52Esto es lo que pone en la contraportada: Jenny Offill vuelve a desplegar su prosa mordaz e inteligente y su exquisita construcción fragmentaria para construir una historia que captura a la perfección el clima sentimental y político, el caos y las contradicciones, en que vivimos inmersos. Radicalmente contemporánea, esta aclamada novela sobre nuestro enfermo siglo XXI demuestra que el humor, la belleza y la esperanza son posibles incluso a las puertas del apocalipsis.

Y esto es lo que opino yo:

  • ¿Mordaz de inteligente?: más bien de encefalograma plano, similar a las revistas femeninas que se venden con los periódicos a los que he dedicado algún rato estos días de julio. 

    • Construcción fragmentaria: bien, de acuerdo, párrafos sin cohesionar, sin ningún sentido ni ningún hilo  argumental. La frase: «construcción fragmentaria» queda mucho mejor.
    • Captura a la perfección el clima sentimental y político, el caos y las contradicciones: si por eso se entiende la tontería intrínseca en la que vivimos, completamente de acuerdo. Caótica, por supuesto. 
    • Demuestra que el humor, la belleza y la esperanza son posibles incluso a las puertas del apocalipsis: eso ya lo sé yo, que cuando acabas un libro pésimo, el siguiente solo puede mejorar. 

    Tema: una bibliotecaria cuenta su vida, la laboral y la de su familia. 

FERIA, Ana Iris Simón (Círculo de tiza)

9788412226720

Aunque mi amiga R. dice ella ya desconfía por sistema de las últimas novedades alabadas y ensalzadas por la crítica, mi yo lector necesitaba algo ligero y fácil tras el atracón en esta semana de pasión de tanta intensidad filosófica con la biografía de Hannnah Arendt. Me he encontrado con una lectura sencilla y agradable, a mitad entre un diario, un ensayo y unos recuerdos de infancia en donde la autora habla de su familia, de su tierra y de sus opiniones. Su familia son dos clanes, dos abuelas y dos abuelos , gente trabajadora, de pueblo y cuyo mayor orgullo ha sido atender a la familia y sacar adelante los hijos, cuidar de sus nietos y enorgullecerse de los bisnietos. La familia paterna atea y comunista, la rama materna creyente, y , además, feriantes y todos con un aplastante sentido común. La infancia transcurre en un pueblo de la Mancha, que a mí, que soy de mucho más arriba me parece algo así como Marte, pero que tiene (¿o tenía?) en común lo de todos los pueblos de España. Su infancia feliz, sin grandes traumas más allá que la vida misma y con unos padres algo originales, pero estupendos, porque son los suyos. Por último, la autora tiene el mérito de no ser políticamente correcta pero, a diferencia de la filósofa que cito arriba, se le entiende todo clarito porque su lenguaje es actual. Un análisis sociológico de la España de finales del XX y principios del XXI atinado y certero gracias a las voces de su extensa familia, que ,como he dicho antes, muestran un sentido común que es de agradecer. No puedo estar más de acuerdo, sobre todo con esta cita: […] 

en ese empeño nuestro por desnaturalizar todo a fuerza de explicitar todo. Una vez vi una iniciativa de una asociación feminista que consistía en salirse al fresco después de cenar, como hacía mi abuela con mi tía Ana Rosa y la Tere y la otra Tere, la de más arriba, y la Manoli y la Conchi y la Ele entre mayo y septiembre. A este fenómeno lo denominaban «tejer redes de cuidados femeninos». Me imaginé entonces explicándole a mi abuela y a mi tía Ana Rosa y a la Tere y a la otra Tere y a la Manoli y a la Conchi y a la Ele que lo que llevaban haciendo toda su vida porque vieron cómo lo hacían sus madres y sus abuelas era «tejer redes de cuidados femeninos» y me reí. Con ellas, encima, a veces se salía José, el marido de la Tere, así que aquello no era siquiera un espacio no mixto y eso también tendría que explicárselo y entonces serían ellas las que se reirían. Ellas y probablemente también José.” (p.145).

LOS VIEJOS CREYENTES, Vasili Peskov (Impedimenta)

images

A finales de los setenta, en un remoto paisaje de Siberia, un grupo de geólogos descubre a una familia que ha vivido aislada durante varias generaciones, desde Pedro el Grande. Los Lyskov son seis: el patriarca, Karl Ósipovich, la madre y cuatro hijos. Vivían en condiciones muy precarias y dedicaban sus días a la supervivencia con lo que encontraban en la taiga. Verano tras verano, el periodista Peskov, se acerca a ellos, los fotografía y va trazando poco a poco su estilo de vida. Tras un invierno muy duro solo quedan el padre y la más joven de las hijas, Agafia, que es la que más se va a acercar al «mundo» en vez de repetir sin cesar «no nos está permitido». Testimonio peculiar que recuerda más bien a una acampada de supervivencia donde lo moderno no está permitido. El periodista no juzga, y se dedica a describir muy pormenorizadamente todos los detalles de la vida de los Lykov. Pocas ganas le quedan a uno de visitar la hostil taiga siberiana.

YA SENTARÁS CABEZA, Ignacio Peyró (Asteroide)

978841797737Subtítulo: Cuando fuimos periodistas (2006-2011). Diario adictivo de este escritor/periodista del que leí muy a gusto Comimos y bebimos. Pues aquí seguimos comiendo y bebiendo y, además, trabajando como periodista en medios como la Gaceta (del grupo Intereconómía cuando lo que hacían era criticar a Zapatero con bastante éxito en un tipo de público). El autor va engarzando pensamientos, unos poéticos, otros más epicúreos relacionados con su placer por fumar, beber y comer en todo buen restaurante que pueda y , como comentarista parlamentario, atiza, sin el menor rubor, retratos de los políticos de entonces. He de decir que es altamente adictivo, si un párrafo no gusta se pasa al siguiente, que seguro que apetece más, y además, lo suele clavar. El estilo roza lo pedante pero nunca llega a caer en ello y demuestra una vasta cultura.

Tras la lectura me caben dos reflexiones: la primera es que en política todo pasa, de algunos de los que aquí se consideran ni nos acordamos. Como oráculo no tiene precio, pues nadie puso a Sánchez como sucesor de Zapatero. La segunda es una seria reflexión sobre si el mundo del pijerío de Madrid al que el autor pertenece con bastante naturalidad existe de verdad. Cuenta que sus hermanas se pelean por lo(s) piso(s) de Marbella (así, plural) pero que él, modesto como es, prefiere la finca de Extremadura. Una cita de las primeras páginas : vi con asombro que el Tercer Mundo es ese lugar donde el Moët lo cobran a precio de Dom Pérignon (p.59) y dice bastante del tono.

Ayer estuve con mis alumnos, después de un fin de semana con este libro. Saco la nariz de esta lectura y los observo, sobre todo a los chicos. Casi todos llevan pendiente, camisas jamás, son de camiseta/sudadera (que hace frío) , calzan botas (de monte de preferencia) y unos zapatos castellana como los de este hombre jamás en la vida… no digamos la corbata o la chaqueta que les es tan ajena como el Dom Pérignon (sospecho que son de Kalimotxo). Me acercan temblorosos el DNI para realizar el examen y me doy cuenta de que viven el el mismo país que Ignacio Peyró, pero no pueden ser más antagónicos los dos mundos. Por último, ya que no comparto la vida tan glamourosa con él, un guiño, yo también estudié Filología Románica, como él.

DIARIO DE UN LIBRERO, Shaun Bythell (Malpaso)

 

9788417081768Sin lugar a dudas, el título refleja el contenido exacto de este libro. El autor trabaja en una librería de libros de segunda mano de su propiedad en un pueblo escocés llamado Wigtown. A lo largo de un año (2014), día a día , va consignando su rutina: libros vendidos, dinero obtenido, libros solicitados por Internet, libros enviados, clientes (en general poco agradables) , peleas con la peculiar empleada llamada Nicky , compras de bibliotecas, críticas a Amazon que se está haciendo con el monopolio de la venta de libros, el tiempo (como buen inglés) y alguna excursión a los alrededores. A veces la lectura se hace un tanto repetitiva y más que gracioso, como he visto en alguna crítica, yo lo he encontrado «graciosillo», que no es lo mismo. Me ha parecido, sin embargo, interesante el punto de vista de un vendedor de libros de segunda mano, ya que el valor de los mismos depende de muchos factores que no siempre apreciamos los compradores. En casa de unos amigos, su hijo adolescente, M. me dijo que habían encontrado un diccionario de francés , no era tal sino una una gramática francesa de 1895 , más emoción no me pudo hacer, y cara de extrañeza de M. de que a alguien en su sano juicio ese vejestorio le resultara interesante merecería estar entre las anécdotas de este libro.

VIAJE A MI PAÍS YA INEXISTENTE, Tamara Djermanovic (Altaïr)

514Ts14QcKL._SX324_BO1,204,203,200_
A una que confunde Eslovaquia con Eslovenia le ha venido muy bien esta compilación de artículos sobre la antigua Yugoslavia. La autora, profesora universitaria en Barcelona, recorre su antiguo país y va desgranando recuerdos, contando la historia, describiendo paisajes además de la idiosincrasia de cada país (Eslovenia, Croacia, Bosnia y Herzegovina, Montenegro, Kosovo, Macedonia y Serbia). Cada artículo es breve, va acompañado de una fotografía y al principio del libro hay un mapa que permite seguir con facilidad el itinerario aquí narrado. Se habla de todo: de la historia tan compleja de la zona de los Balcanes, de sus recuerdos familiares (abuelos y padres) y , como no, de la guerra que pudimos ver televisada hace bastante poco. Todo lo hace con esa sencillez que hace que parezca fácil escribir, pero ya sabemos que no lo es. En lo que se refiere al conflicto bélico se insiste sobre que detrás solo hay gente corriente que desea vivir tranquila. Me alegro de haber leído este libro que sirve para aumentar significativamente la cultura de una. Hace unos años, en un curso que realicé por razones profesionales pregunté a una colega por su nacionalidad; al decirme de Serbia solo se me ocurría hablar de Milosevic (no precisamente por su buena fama) y de jugadores de baloncesto… desde luego esto es leer para aprender.

DIARIO, Helen Berr (Anagrama)

D_NQ_NP_981616-MLU27268015994_042018-Q
Estamos ante una Ana Frank francesa publicada en 2008 gracias a su sobrina. Hélène comienza el diario que podemos leer en 1942, en plena ocupación alemana. Sus padres y su familia es judía con un nivel de vida muy alto, ella estudia lengua inglesa en la Sorbona, trabaja en la biblioteca además compartir gustos musicales y excursiones con sus amigos. Lo interesante de este diario escrito en tiempo real son los sentimientos de incredulidad por lo que ocurrió; ¿De verdad que los propios franceses denunciaron y deportaron a tantos judíos?. A medida que los amigos son detenidos o huyen se plantean varias situaciones : ¿hacemos bien quedándonos en París? ; ¿y si es todo una exageración?. También interesante (por poco leído) las reacciones de la gente de la calle sobre la estrella amarilla que lleva la narradora. Documento estremecedor porque se trata de la realidad cotidiana contada sin dramatismos.

DIARIO DE UN EMIGRANTE, Miguel Delibes (Destino)

img_0267Escrito en 1958 por uno de nuestros más insignes escritores, relata la vida de Lorenzo, el protagonista de Diario de un cazador (1955) cuando decide emigrar a Chile con su esposa Anita. Día a día y con un habla que se nos hace un poco extraña al lector actual, Lorenzo va consignando todas sus angustias y expectativas de la aventura americana. Para el emigrante hay momentos duros y otros que no lo son tanto, hacen sonreír la perplejidades idiomáticas, la nostalgia y sus ansias de seguir cazando, como hacía en su Castilla natal. Leerlo es como viajar a los años 50, como ver Cine de Barrio una tarde de sábado lluviosa. Animo a releer a estos escritores que a veces parecen ahogados ante tanta novedad editorial.

 

UNA NOVELA RUSA, Emmanuel Carrère (Anagrama)

imageTras escribir un libro, el autor/narrador decide emprender un nuevo proyecto que consiste en profundizar en los orígenes de su abuelo materno, georgiano de nacimiento. Después de trazar una breve semblanza de los ancestros de su madre se le plantea la posibilidad de ir a un pueblo de Rusia, llamado Kotelnich, donde ha aparecido un húngaro prisionero de la SGM.Allí se queda atrapado por el ambiente y decide de hacer un reportaje sobre el pueblo  y sus habitantes. A todo esto se unen, además, sus cuitas amorosas con Sophie, su novia con la que el sobresalto es perpetuo: ni contigo ni sin ti, te quiero pero no te soporto etc… De paso, el un alarde de «soy un escritor famoso y escribo un cuento breve erótico-festivo en Le Monde para declara el amor eterno y carnal a mi chica” nos adentra en la metaliteratura , que fracasa estrepitósamente porque por mucho que se empeñe,  el autor sólo maneja a sus personajes ficticios, no a los reales. También, he de decir, que me ha servido para atisbar lo perjudiciales y complejas que pueden ser algunas relaciones amorosas y para compadecer al prójimo que las padece. En definitiva, autoficción que empieza a resultar muy cansina y he de decir que es el libro de Carrère que menos me ha gustado. Mucho mejor Límonov o De vidas ajenas  que aunque participan de esta mezcla de realidad y ficción poseen una línea argumental mucho más lógica.