Archivo de la categoría: Memorias de infancia

LOS CINCO Y YO, Antonio Orejudo (Tusquets)

Unknown-1Los cinco son los cinco de Enid Blyton que todos los que no teníamos El barco de vapor leíamos en co diez años. Eso es lo que le pasa al autor que aprovecha para rememorar una infancia abarrotada de niños, a finales de los años 60, una juventud en las aulas de filología hispánica con sueños de ser escritor y una madurez no muy gloriosa.  Toma como excusa la introducción de un libro ficticio After five que habría escrito Rafael Reig fabulando sobre el devenir vital de los protagonistas de tan insigne saga: Julian, Dick, Ana y Georgina… asunto que va degenerando a medida que se pasan las páginas. También aparece la crítica literaria;  ¿cómo recibiríamos una reelectura de esta saga que adornó nuestra  vida preadolescente? Autoficción, metaliteratura e intertextualidad que se lee con mucho agrado. Además, la autoficció, tan manida no se hace pesada porque el autor no se toma en serio y se ríe de sí mismo como escritor y como profesor.

Anuncios

LOS AÑOS SALVAJES, William Finnegan (Asteroide)

UnknownAutobiografía surfera del periodista que lo escribe. Expone aquí cómo empezó con el deporte, cómo mejoró su técnica en Háwai y cómo pasó unos años por Oceanía descubriendo olas ignotas. Entre tantas páginas le da para varias novias, alguna carrera universitaria y escarceos con drogas. Lo más interesante para mí ha sido todo lo que no se refiere al surf: relaciones personales, reflexiones sobre la política o la familia y la vida cotidiana. Me ha agotado un poco tanta descripción exhaustiva sobre las tablas de surf, las olas (análisis detallado sobre cómo y dónde rompen) y , cómo no, batallitas sobre diversas hazañas deportivas. Cuando caen en mis manos semejantes lecturas son dos las conclusiones a las que llegó: una, mi profunda ignorancia sobre ciertos asuntos; y , otra, que “hay gente pa to“.

UNAS GOTAS DE ACEITE, S.Agnello Hornby (Gatopardo)

UnknownSicilia, finales de los cuarenta y principios de los cincuenta. la autora rememora su infancia en Mosé, una casa de campo. Allí los niños ven a los campesinos cosechar, a los animales hacer su vida y entre excursión y excursión disfrutan de la vida del campo. Lo que viene a ser para el españolito medio un nada glamouroso “ir al pueblo”. Además de los recuerdos de infancia y escenas costumbristas esta historia va de los recuerdos ligados al gusto y a la cocina. Comen habitualmente los productos de temporada de la huerta y además su madre y su tía preparaban dulces con mucha frecuencia. Al final hay un recetario (no muy preciso en cuanto a tiempos de cocción) en el que se explican cada uno de los platos comentados. Agradable de leer, sin sobresaltos hace de la infancia un lugar idílico. Por supuesto que sería muy apropiado para “un plato, un libro” porque se trata de un relato que habla de los sabores de la infancia. También he intentado pasárselo a mi marido que solamente lee libros de cocina, receta a receta como si fueran novelas. Podemos estar leyendo , cada uno enfrascado en lo suyo y yo comentar sobresaltada por un asesino despiadado o por una falta gramatical pavorosa: “!Qué fuerte!. Y él apostillar “¡lo mío es peor!, en este libro cometen la herejía culinaria de echar harina a la salsa de tomate..un crimen”. Huelga decir que cuando le he sugerido leerle en voz alta alguno de los párrafos de este libro ha declinado la invitación.

LA LENGUA DE LOS SECRETOS, Martín Abrisketa (Rocaeditorial)

81F95j6jfNLMartín Abrisqueta vive en Arrigorriaga (parte de la Vizcaya profunda, a unos diez kilómetros de Bilbao) en el caserío de sus padres. “Era de profesión niño” (p.17) lo que conllevaba por un lado cuidar las vacas que son el sustento de la familia y por otro realizar todo género de barrabasadas con sus inseparables Cosme y Satur. Cuando estalla la guerra civil todo parecen parabienes puesto que la escuela se cierra. Tras varios bombardeos sus padres deciden ponerse a cubierto en Isuma, un pueblo de Cantabria y la familia se empieza a disgregar. Teresa, la madre, cae enferma; Tasio, el padre, es detenido por unos milicianos y los cuatro pequeños: Paula, Martín, Matilde y Lucas son enviados, por azares del destino, a una pequeña población de los Alpes franceses llamada Tenay.  Otra novela más sobre la guerra civil pero esta vez desde los ojos de un niño que intenta huir del hambre y los disparos con su prodigiosa imaginación al tiempo que se aferra a los cuentos y a las cartas de su amigo Juan.

La historia resulta bastante conmovedora, sin llegar nunca a la cursilería (¡adjetivo absolutamente prohibido para los vascos!).  El mayor fallo es, quizá, el exceso de metraje (como dicen de algunas películas) que aquí se traduce en un volumen de algo más de quinientas páginas; a mi entender la omisión de ciertos episodios hubiera dado a la narración más agilidad. Lectura entretenida que se sigue sin problemas aunque el autor intercale capítulos de autoficción a los que el lector del s.XXI está ya más que acostumbrado, resignado.

UN ÁRBOL CRECE EN BROOKLYN , Betty Smith (Debolsillo)

UnknownFrancie Nolan sueña con ser escritora y  vive en Brooklyn en las primeras décadas del s.XX. Sus padres son bastante pobres: Johnny es hijo de irlandeses, alegre y divertido nunca puede encontrar un trabajo duradero a causa de su afición al alcohol; su madre, Katie, es trabajadora además de seria, gracias a ella la protagonista y su hermano Neely conseguirán acabar los estudios de primaria. A través de varias anécdotas y el hilo cronológico de su vida, se consigue una descripción amena de la vida de los hijos de la emigración en los años mencionados. Aparecen muchos personajes secundarios perfectamente perfilados con sus peculiaridades, como las tías maternas de Francie. Además, los protagonistas nunca se dejan vencer por amargura de la situación económica porque queda clarísimo que con determinación, trabajo y educación todo el mundo puede salir adelante y vencer todas las dificultades que se presenten porque siempre, como en los cuentos de hadas, aparece alguien bondadoso para resolver el problema. Si alguien se ha quedado con ganas Mañana puede ser un gran día es la continuación de la historia.

POR EL CAMINO DE SWAN, Marcel Proust (Alianza Editorial)

LB00191301Proust es un mito, es un maestro en la sintaxis compleja y en el describir y rememorar sentimientos a través de los sentidos: el olfato, el gusto , el oído y el tacto. El primer volumen de su magna obra está compuesta por tres libros. El primero titulado Combray donde recuerda lo angustioso que le resultaba que su madre no acudiera a darle un beso de buenas noches. Allí en la casa familiar de Normandía nos hace retratos de varios familiares y aparece la escena que todo el mundo conoce de “la magdalena de Proust”, cuando una sensación gustativa le lleva a la habitación de su tía Leónie. En la segunda parte, Un amor de Swan, se intenta explicar la inexplicable atracción de Swan, vecino en la casa de campo, por Odette, una mujer cuya virtud y belleza no es del todo evidente. En el tercer capítulo de este primer tomo, El nombre, además de reflexionar sobre topónimos y patronímicos el escritor nos narra sus encuentros en el parque (los elegantes Campos Elíseos de París, claro) con Gilberte, hija de Swan.

Pero poco importa el contenido, lo importante es la forma. Para algunos excesiva en la adjetivación y  sensibilería, otros dirían que decadente pero lo que está claro es que es completamente ajena a nuestros tiempos donde la tendencia es a simplificarlo todo ya que frases como : Hasta creyó oír una vez que esa ligereza de costumbres de Odette, ni siquiera sospechada por él, era muy conocida, y que en Bade y en Niza, donde pasaba antes algunas temporadas, disfrutó una especie de notoriedad galante.(p.325) serían difícilmente comprendidas por alumnos de la ESO que, de entenderlo, lo resumirían en una palabra de cuatro letras. Para mí ha sido un ejercicio de paciencia lectora, de reto intelectual,  de disfrutar con la forma, de  procurar no perderme en el hilo del pensamiento. Concedo que no es para todos los públicos ni para todos los momentos de la vida pero no puedo evitar hacer partícipe de mi disfrute a los lectores del blog. Coincido plenamente con la opinión de mis paisanos de  Un Libro Al Día (ULAD).

EL OTRO ÁRBOL DE GUERNICA, Luis de Castresana (Cita de Letras)

fguernicaSe lee con agrado esta obra autobiográfica publicada hace cincuenta años. Santiago y Begoña son dos niños de Baracaldo (Vizcaya) que son enviados al extranjero al estallar la guerra civil. Primero se instalan en Francia y luego en Bélgica. Allí son alojados en familias pero Santiago, por diversos motivos, acaba en un semi- orfanato denominado Fleury. Entre otros chicos belgas y los españoles mantienen sus costumbres de la tierra como jugar al frontón, cantar y se reúnen con frecuencia cerca de un árbol que da título a la novela. Se puede leer como una simple sucesión de acontecimientos o profundizar algo más analizando el desarraigo, el exilio así como la guerra y la política vista por los niños. Recomendable para todos los públicos ya que carece de los sobresaltos de todas las leídas durante este mes.