Archivo de la categoría: Novela policíaca

LOS CASOS DEL COMISARIO CROCE, Ricardo Piglia (Anagrama)

Como de costumbre, motivada por el gran éxito del ya difunto autor, ahí que fui a la biblioteca y allí estaba, muy a mano, la verdad. Se compone este breve volumen de varios casos , sin orden cronológico, del inspector Croce, al que se supone que los que conocen a Piglia admiran. Él es un hombre sencillo, circunspecto y con una gran intuición para resolver los casos más peliagudos sin despeinarse. Observa como haría Poirot, deduce como haría Holmes, en resumen, tiene algo de detective clásico de la literatura policiaca en la Pampa. Quizás tenga que probar algo más del autor para descubrir lo maravilloso que es porque esta lectura me ha dejado un tanto indiferente.

Anuncios

TODOS MIENTEN, Mindi Mejía ( Planeta)

unknownUn lugar del medio -oeste americano más bien rural,  una chica, Hattie (o Henrietta) manipuladora, gran actriz y con ganas de comerse el mundo; un jugador de fútbol americano bonachón y tontorrón, Tommy,  que desea ser su novio; un shérif, Del Goodman, amigo del padre de Hattie atormentado por lo vivido en Vietnam y, last but not least un apuesto profesor (de lengua, por supuesto), Peter Lund, que atraviesa una profunda crisis matrimonial y personal pero que sabrá encandilar a su mejor alumna.  Tras el asesinado de Hattie se da una gran consternación en el pueblo y todos sospechan de todos. Esto es una mezcla de novela policiaca (más bien floja) con consultorio sentimental ( del género: él recordaba cuando se enamoró de ella…), un pelín de sexo e historia adolescente del género del instituto que estuvo tan de moda (hoy creo que olvidada) con esa serie de Crepúsculo. No deja de ser un entretenimiento fácil de seguir con un estilo literario discutible (para mí repetir la palabra “mierda” tres veces en el primer capítulo no revela una gran sutileza en el manejo de los sinónimos) que va a dejar poca huella en mi memoria lectora.

EL CÍRCULO, Bernard Minier (Roca Editorial)

919Tremenda historia de intriga francófona que se situaría entre Fred Vargas (por lo culto) y Pierre Lemaître (por lo intenso y cruel). Tenemos todos los ingredientes del género: un detective atormentado (Martin Servaz),  un equipo compuesto de profesionales a cual más pintoresco (Pujol,  Espérandieu , Samira e Irène Ziegler), un crimen horrendo contra una profesora de letras clásicas del instituto donde estudia la hija del protagonista y un lugar imaginario, Marsac, situado en alguna parte del Suroeste francés (entre Toulouse y Burdeos). Por si esto fuera poco existe un psicópata tenebroso, Hirtmann, que persigue forma obsesiva al detective. La trama es a veces demasiado complicada con exceso de personajes y de acontecimientos pasados y presentes que influyen en el desenlace. Al situarse en junio del 2010 el único alivio que hace relajarse al lector es la perplejidad de Servaz al observar que todo el mundo a su acreedor habla de fútbol (es el momento del Mundial de Sudáfrica).  Además, varias escenas no aptas para menores y para espíritus sensibles salpican el truculento asunto criminal. Engancha si el lector está dispuesta a poner la cabeza y no tiene nada que envidiar a las novelas de intriga anglosajonas.

DEMASIADOS COCINEROS, Rex Stout (Navona)

UnknownLectura muy vintage (1938) que transcurre en Estados Unidos y cuyo protagonista es Nero Wolfe, detective privado, con sus peculiaridades. La historia la narra su ayudante, Archie Goodwin, que soporta con cierto humor los caprichos de su jefe. La trama es al siguiente: en Virginia Occidental se celebra una reunión donde se convoca a los mejores cocineros del planeta. Nuestro detective, que detesta viajar pero es un excelente gastrónomo, acude como invitado de honor para disertar sobre la importancia de los EEUU en la cocina mundial. Entre guerras y rencillas de los egos de los cocineros , uno de ellos, el más odiado, es asesinado. Como nadie puede dudar Nero Wolfe descubrirá al asesino. Se me ha hecho un poco farragosa la trama y me ha resultado muy curioso ver cómo envejecen estos libros, también, dicho sea de paso, los gustos gastronómicos y la haute cuisine.

EL CHINO, Henning Mankel (Tusquets)

UnknownIntriga sueca de hace diez años en la que se mezclan dos siglos, el XIX y el XXI y cuatro continentes. Todo comienza con un asesinato masivo en una remota aldea del norte de Suecia. La policía sueca investiga el hecho y se inmiscuye en ello una jueza llamada Birgitta Roslin, pariente muy lejana de uno de ellos. Descubre allí los diarios de un antepasado que trabajó en le siglo XIX en la construcción de ferrocarriles americanos como cruel capataz. En la otra punta del mundo, en Pekín un adinerado hombre de negocios, Ya Ru, también repasa el diario de un antepasado, San que fue explotado hasta la extenuación en los ya mencionados ferrocarriles. Aprovechando una trama tan enrevesada se construye una novela policiaca e histórica, centrada, sobre todo, en la historia de China y en su posible evolución. Aunque parezca mentira en la lectura todo cuadra y parece bastante verosímil. Como es habitual en el autor, su complejidad narrativa y los saltos espacio-temporales, no impiden que sea una lectura dinámica y entretenida.

KATIBA, Jean Cristophe Rufin (Ediciones B)

9788466644051.pngNovela de espías ambientada en Mauritania, Washington, Argelia, París y Bélgica donde la empresa privada denominada Providence combate a los islamistas radicales. Aquí se entremezclan islamistas que parecen de un bando, pero son de otros; médicos infiltrados en hospitales y la protagonista absoluta que es Jasmine. Ella es una bella francesa que trabaja en el ministerio de asuntos exteriores y que viaja a Mauritania para cumplir misiones de una ONG fundada por su difunto esposo. Mucha arena del desierto, mucha intriga política, mucha acción, un poquito de seducción y, al final, todas las piezas encajan demostrando que no solo los americanos made in USA son capaces de urdir estas tramas de espías, los franceses también saben.

LA CIUDAD DE LA LLUVIA, Alfonso del Río (Destino)

UnknownBilbao 1983. Año de las inundaciones y varias voces, personajes y épocas que se entrecruzan. Primero es David Schaffer  abogado solitario y poco escrupuloso. Luego aparecen Alain Lara, jugador del Athlétic de Bilbao, hombre inteligente y de pocas palabras que vive con su abuelo Rodrigo;  el empresario Ignacio Aberasturi y su hija María enfrentados a varios magnates de la zona como los Korta o los Bécker y el inspector de policía Lucas Bieda. Entre tantas idas y venidas de partidos de fútbol, bufetes de abogados poco escrupulosos y negociaciones financieras de altos vuelos, algunos de los arriba mencionados empiezan a fallecer por causas accidentales. Por si fuera poco, algo pasó allá en Berlín por los primeros años cuarenta porque alguien se dedicó a timar a Hitler y a llevarse un pastizal por ello. La historia se complica bastante con escenas de acción trepidantes que hacen que Bilbao parezca Nueva York y este libro una película de persecuciones por el puente de Brooklyn (aquí, por el de Deusto). Al final, para alivio del lector y siguiendo las reglas del género, todo se despeja de modo bastante satisfactorio. Se deja leer pero si se deja de leer o por leer tampoco pasa nada.