Archivo de la categoría: Entretenida y algo se aprende

HERMANOS DE SANGRE, Ernst Haffner (Seix Barral)

UnknownEsta novela fue escrita en los años 30 por un periodista alemán. Tras el paso del tercer Reich se perdió y poco o nada se sabe del autor: fue reeditada en el 2013. El asunto va de pillos:  podría estar ambientada, en vez de en Berlín en el Londres decimonónico y dickensiano. En el país hay una pobreza total y cada cual se dedica a buscarse la vida para poder comer caliente y dormir bajo un techo. Unos roban, otros malvenden lo poco que  poseen y otros se prostituyen. Aparecen muchachos menores de edad expulsados o prófugos de reformatorios y entre ellos sellan pactos para sobrevivir. A pesar de lo duro del tema, nunca se cae en la sordidez y puede ser un buen punto de partida para reflexionar lo que estaríamos dispuestos a hacer si nos faltaran las necesidades básicas.

Anuncios

AL FILO DE LA NAVAJA, W. Somerset Maugham (De bolsillo)

IMG_0344Chicago, comienzo de los felices 20. Isabel es una joven de posición desahogada decidida a casarse con Larry, al que conoce desde la infancia y que ha estado durante la guerra en Europa como piloto. Sin embargo, a él el futuro organizado y previsible de trabajo seguro y vida acomodada no le atrae ya que busca “algo más” que le haga sentirse lleno. El autor/narrador nos cuenta , a través de confidencias, la trayectoria vital de estos personajes a los que escuchará y frecuentará durante varios años , sobre todo en Francia (París y Costa Azul).  Por un lado, se nos describe la alta sociedad, centrada en el tío de la protagonista, Elliot, personaje de lo más conseguido; también se mencionan los bajos fondos y los estragos del alcohol y las drogas. Una lectura muy interesante empañada, en esta edición, por una traducción que me hacía sobresaltarme a veces,

MUERTE DE UN HOMBRE FELIZ, Giorgio Fontana (Libros del Asteroide)

UnknownEstamos en Italia en los años 80, cuando las Brigadas rojas cometían asesinatos a diestro y siniestro. Giacomo Colnaghi es fiscal  y  dedica a su trabajo días y noches; incluso se ha alquilado un piso en Milán y así no vuelve de noche a la ciudad donde habita su familia. El protagonista es católico practicante, un hombre muy honrado que no desea entrar en política y que a la largo de la novela reflexiona sobre todos los temas importantes de la vida. Huérfano de padre desde muy joven acude al cementerio con frecuencia e intenta asumir que a su padre lo mataron por comunista. Relato interesante, la descripción de un hombre honesto de la que, desgraciadamente, pero voy a olvidar en breve porque la forma de contar carece de garra.

ANCHO MAR DE LOS SARGAZOS, Jean Rhys (Cátedra)

Hace un mes leíamos a Jane Eyre, ¿y por qué no seguir con la “precuela” que dicen los críticos cinematográficos? . Aquí se nos cuenta la desdichada vida de la primera mujer del señor Rochester que, como es lógico, no era tan malvada como nos la pintaba Charlotte. Antoinette vive en las Antillas junto a su madre viuda y su hermano pequeño; las criadas negras la atienden y le enseñan todo tipo de magias negras. La situación económica de su familia mejora cuando su madre se casa con el señor Manson, pero tras un terrible incendio fallece y Antoinette es enviada a un convento para su educación. Tras cumplir los dieciséis años se casa (o es casada) con el señor Rochester, se trata de un matrimonio en el que ninguno de los cónyuges se entiende y que es un fracaso desde casi el primer momento. Oímos las voces de los dos protagonistas y sus monólogos interiores.  Además, tratándose de literatura colonial, la actitud del inglés casándose con la criolla puede ser un símbolo de la situación de las colonias inglesas si deseamos un análisis más profundo..  Como en la vida, en la literatura conviene escuchar varios puntos de vista.

LA VIDA NEGOCIABLE, Luis Landero (Tusquets)

UnknownA modo de una novela picaresca, Hugo Bayo narra su vida. Su historia comienza cuando su madre le cuenta un tremendo secreto que deberá guardar toda su vida. Al mismo tiempo conoce a Leo, Leonor, la hija del portero de la finca a donde su madre acude varias veces por semana. El padre de Hugo es administrador de fincas y también él oculta una verdad que comparte con su único vástago. Este se dedica a chantajear a sus padres y Landero es tan buen escritor que la desazón al leerlo es bastante profunda. Porque Hugo, como el Lazarillo, tiene varios amos/mentores y como el Quijote siempre vive perdido en ensoñaciones que le apartan de lo cotidiano de su vida. Leonor nunca se aleja de su lado y en vez de ponerle los pies en la tierra comparte cada vez más sus sueños. La realidad es que el don de Hugo es, como descubrirá en la mili, ser peluquero, profesión de odiará con toda su alma pero que por azares del destino siempre llega a ella porque ¿qué son las peluquerías sino pequeñas universidades populares? […] un peluquero tiene que saber hablar y adaptarse a todo tipo de asuntos y discursos, lo mismo con un rey que con el último vasallo (p.178). Nunca he leído nada que ensalzase de modo tan magistral esta profesión.

EL NIÑO QUE QUERÍA CONSTRUIR SU MUNDO, Keith Stuart (Alianza)

Unknown A estas alturas ya creo que los niños autistas viene a ser un subgénero en la narrativa actual. En este caso, el protagonista es Sam, un niño de ocho años con grandes problemas de relación con los compañeros de su edad y con sus padres. La difícil situación ha hecho que Alex y Joyce, sus progenitores, inicien una separación de prueba. Él se encuentra totalmente perdido, no sabe cómo recuperar a su mujer, conectarse con su hijo y superar la muerte accidental de su hermano cuando ambos eran pequeños. Por si esto fuera poco, también tiene problemas en el trabajo. Por casualidad, descubre que a Sam le fascinan los videojuegos y más concretamente uno de construcciones denominado Minecraft. Gracias a dicho juego ambos logran comunicarse: primero en la realidad virtual y luego en la real. Además aparecen varios personajes: familiares y amigos de la pareja protagonista que también acaban resolviendo sus problemas vitales. La historia termina como un cuento de hadas previsible que se deja leer y hasta pude hacer pensar.

LOS CINCO Y YO, Antonio Orejudo (Tusquets)

Unknown-1Los cinco son los cinco de Enid Blyton que todos los que no teníamos El barco de vapor leíamos en co diez años. Eso es lo que le pasa al autor que aprovecha para rememorar una infancia abarrotada de niños, a finales de los años 60, una juventud en las aulas de filología hispánica con sueños de ser escritor y una madurez no muy gloriosa.  Toma como excusa la introducción de un libro ficticio After five que habría escrito Rafael Reig fabulando sobre el devenir vital de los protagonistas de tan insigne saga: Julian, Dick, Ana y Georgina… asunto que va degenerando a medida que se pasan las páginas. También aparece la crítica literaria;  ¿cómo recibiríamos una reelectura de esta saga que adornó nuestra  vida preadolescente? Autoficción, metaliteratura e intertextualidad que se lee con mucho agrado. Además, la autoficció, tan manida no se hace pesada porque el autor no se toma en serio y se ríe de sí mismo como escritor y como profesor.