Archivo de la categoría: Mejor no perder el tiempo en leerla

BUENA ALUMNA, Lucía Porroni (Minúscula)

UnknownLa protagonista/ narradora es una mujer argentina que regresa a Inglaterra a buscar  trabajo. Parece ser que ha estudiado en una gran universidad inglesa pero ha estado sin empleo durante mucho tiempo debido a causas oscuras. Todo es complicado y problemático en ella: su obsesión por la limpieza, la relación con su madre y las autolesiones. A través de un círculo de amistades consigue una beca en una universidad no muy prestigiosa, demasiado poco para ella, que se considera una fracasada. Además de varias escenas sexuales de varias tendencias (se apunta a todo) el personaje me ha resultado detestable y profundamente desagradable, a lo mejor es lo que la autora quería conseguir, si es así lo ha logrado, pero también que no recomiende esta lectura a nadie.

CÓMO SE HIZO LA GUERRA DE LOS ZOMBIS, Aleksandar Hemon (Libros del Asteroide)

imageComo me encantó la otra novela del autor, El proyecto Lázaro, no dudé ni un segundo en lanzarme a esta y he de decir que me arrepiento de ello. Joshua Levin es un chico desnortado que se dedica escribir guiones como indica el título. Su trabajo es dar clases de inglés a emigrantes de la Europa del este, su novia es una japonesa que pone más interés en la relación que él, su padre está aquejado de un cáncer y su hermana sigue tan mandona como siempre. Además de entrelazar la narración con el supuesto guión de La guerra de los zombis hay testosterona por todos los lados: descripciones de sexo explícitas, peleas entre hombres (con mucha sangre y patadas), borracheras etc… Todo ello me daba la impresión de estar leyendo la versión adolescente del infantil “caca”, “culo”, “pedo”, “pis”, un poco más subido de tono y bastante ordinario. Un ruego a la editorial: antes Libros del Asteroide era apuesta segura, pero últimamente no atina siempre, por favor que sigan subiendo el nivel cultural del país, gracias.

UNA NOVELA RUSA, Emmanuel Carrère (Anagrama)

imageTras escribir un libro, el autor/narrador decide emprender un nuevo proyecto que consiste en profundizar en los orígenes de su abuelo materno, georgiano de nacimiento. Después de trazar una breve semblanza de los ancestros de su madre se le plantea la posibilidad de ir a un pueblo de Rusia, llamado Kotelnich, donde ha aparecido un húngaro prisionero de la SGM.Allí se queda atrapado por el ambiente y decide de hacer un reportaje sobre el pueblo  y sus habitantes. A todo esto se unen, además, sus cuitas amorosas con Sophie, su novia con la que el sobresalto es perpetuo: ni contigo ni sin ti, te quiero pero no te soporto etc… De paso, el un alarde de “soy un escritor famoso y escribo un cuento breve erótico-festivo en Le Monde para declara el amor eterno y carnal a mi chica” nos adentra en la metaliteratura , que fracasa estrepitósamente porque por mucho que se empeñe,  el autor sólo maneja a sus personajes ficticios, no a los reales. También, he de decir, que me ha servido para atisbar lo perjudiciales y complejas que pueden ser algunas relaciones amorosas y para compadecer al prójimo que las padece. En definitiva, autoficción que empieza a resultar muy cansina y he de decir que es el libro de Carrère que menos me ha gustado. Mucho mejor Límonov o De vidas ajenas  que aunque participan de esta mezcla de realidad y ficción poseen una línea argumental mucho más lógica.

LA MUJER DE PAPEL, Guillaume Musso (Planeta)

imageTom es (era) un escritor de renombre, famoso por haber creado una trilogía que ha ayudado a miles de personas en todo el mundo. Tras un fracaso amoroso con Aurora, bella y cotizada pianista, entra en profunda depresión creativa y se deja vencer por el alcohol y las drogas. A todo ello se añade una crisis económica a la que Milo, amigo de infancia, le ha conducido tras desastrosas inversiones. Una noche uno de los personajes secundarios de su novela, Billie, aparece repentinamente y la vida de Tom da un vuelco que le obligará a recorrer medio mundo con un personaje creado por él. Pretendida meta-literatura lo que llega es a describir personajes aburridos y prototípicos, además, la acción es un batiburrillo de tópicas escenas de telefilmes de sobremesa, con road-movies y momentos románticos pastelones. Es la segunda (y última) oportunidad que le doy al autor más vendido de Francia. De vez en cuando hay que atisbar este tipo de libros para luego darse el gustazo de disfrutar con lecturas buenas de verdad.

NUNCA TIRES LA TOALLA, Stanley Bendelac (Maeva)

thEl autor ha sido durante muchos años un directivo de las mayores agencias de publicidad de España y del mundo. Cuando lo cogí esperaba encontrarme con algo parecido al Libro rojo de la publicidad de Bassat ya que el tema me interesa y me gusta. La portada del libro indica: “cosas que aprendí en publicidad y que, en realidad, valen para (casi) todo en la vida”. Así que esto sería, a priori, un libro de autoayuda basado en el ámbito de la empresa publicitaria. Sin embargo, todas mis expectativas se han visto defraudadas. El autor es publicista y se vende a sí mismo de un modo que a mí no me ha convencido en absoluto. En cada capítulo comenta una anécdota laboral, su desarrollo y su éxito (casi siempre) o su fracaso (pocas veces), para acabar con una frase del género: Cuando se crean lealtades siempre estarán ahí. Y siempre estarán a tu favor. Aunque pase el tiempo. Así que he aprendido muy poco sobre la publicidad (más bien se habla sobre la visión empresarial del asunto) y que un buen publicista lo primero que tiene  que hacer es promoción de sí mismo. A ver si aprendo.

UNA REVELACIÓN BRUTAL, Louise Penny (Salamandra)

Una revelacion Brutal_135X220Novela policíaca situada en Quebec, en un pequeño y asfixiante pueblo rodeado de bosque llamado Three Pines. Allí viven en aparente armonía Gabriel y Oliver que han construido un bistrot y un Bed &Breakfast hasta que un matrimonio de urbanitas, Marc y Dominique deciden hacerles la competencia con un lujoso SPA. La policía debe intervenir cuando en el bistrot de los primeros aparece un cadáver de un hombre anciano que nadie conoce en esa comunidad tan pequeña. Y así el inspector Gamache, muy buena gente, y toda su troupe (que es abundante y muy numerosa ya que aparecen muchos más nombres que los que el lector medio puede retener) dan vueltas y revueltas hasta resolver el asesinato de un modo que no convence a nadie, y a mí tampoco. O yo no sé leer entre líneas o me han quedado un montón de cabos sueltos que no acaban darme una explicación lógica a la historia. La lectura, en definitiva, se me ha hecho pesadísima  por un lado debido al exceso de personajes que una no sabe si van, vienen o se quedan; y por otro provocado por la afición desmedida de la autora por la gastronomía ya que cada vez que los sacrificados investigadores comen, cenan o desayunan nos describe el menú con abundancia de detalles(y menos mal que omite la digestión).

INVITACIÓN AL BAILE, Rosamond Lehmann (Errata naturae)

imageEscrito en los años 30 del s.XX el titulo lo dice todo: una chica es invitada al baile por ello la novela se podría dividir en tres partes: la invitación y los preparativos, el baile en sí con sus sorpresas y desilusiones y sus consecuencias tras la reflexión final. Así Olivia, que es la protagonista junto con su hermana Kate decidirán el vestido, buscarán un acompañante decoroso e intentarán conocer a elementos masculinos mientras rellenan su cuadernos de baile. Todo ello situado en una época que era la de al autora, no exactamente victoriana pero con un gran número de convenciones sociales en los que los jóvenes se relacionaban solamente con aquellos que pertenecían a su clase. Me ha interesado francamente poco ya que en ocasiones se deslizaba hacia la ñoñería más absoluta con un ritmo de lo más candencioso. Mucho más cáusticas y divertidas  son las historias de Nancy  Mitford y también se refieren a una cierta sociedad inglesa, darling.