Archivo de la categoría: Uncategorized

LAS SOMBRAS DE QUIRKE, Benjamin Black (Alfaguara)

UnknownAunque se trata de una serie detectives, como de costumbre no hace falta haber leído toda la saga para ser capaz de seguir una lectura individual. Quirke es un patólogo forense con ciertas dificultades con el alcohol. Su hija Phoebe sale con su ayudante y acaba de comenzar su tarea como secretaria en la consulta de una psiquiatra. Aunque alejado temporalmente de su trabajo,  el forense es impelido a volver cuando David Sinclair, su ayudante,  comienza una sospechosa autopsia en la que se revela que el accidente del que ha sido víctima un joven no parece tan providencial. Gracias a ese caso, su olfato y sus buenas relaciones con la policía, Quirke volverá a su profesión y el lector descubrirá una trama detrás de la cual se oculta el poder de la iglesia. Ya sé que al autor le han dado infinidad de premios, pero a mí me ha resultado de lo más banal y no creo que de aquí a unos meses me vaya a acordar de esta historia ambientada en Dublín hace unos años.

LECTURAS DE LOS REHENES, Yoko Ogawa (Funambulista)

rehenes_ogawaEn la introducción se explica cómo se han recopilado estos relatos: en un país lejano nueve japoneses fueron secuestrados, para pasar el cautiverio cada uno va escribiendo y narrando en voz alta un relato que cuenta un acontecimiento destacable en sus monótonas vidas. Nada es escandaloso, pero cada uno de los pequeños momentos tiene una gran significación para los protagonistas. Así,  un chico cuenta cómo una vecina se metió en su cocina para preparar un consomé;  otra mujer explica cómo alimentó a su casera con las galletas rotas que traía de la fábrica donde trabajaba; un médico recuerda a un vendedor de peluches cerca de su escuela o un escritor que rememora una época de su vida en la que se inmiscuía en grupos de lo más variopintos en un centro cultural.  Lectura que fluye sin ningún sobresalto, fragmentos de vida que pueden deleitar a lectores poéticos y aburrir soberanamente a otros con ganas de acción.

EL OTRO ÁRBOL DE GUERNICA, Luis de Castresana (Cita de Letras)

fguernicaSe lee con agrado esta obra autobiográfica publicada hace cincuenta años. Santiago y Begoña son dos niños de Baracaldo (Vizcaya) que son enviados al extranjero al estallar la guerra civil. Primero se instalan en Francia y luego en Bélgica. Allí son alojados en familias pero Santiago, por diversos motivos, acaba en un semi- orfanato denominado Fleury. Entre otros chicos belgas y los españoles mantienen sus costumbres de la tierra como jugar al frontón, cantar y se reúnen con frecuencia cerca de un árbol que da título a la novela. Se puede leer como una simple sucesión de acontecimientos o profundizar algo más analizando el desarraigo, el exilio así como la guerra y la política vista por los niños. Recomendable para todos los públicos ya que carece de los sobresaltos de todas las leídas durante este mes.

SALVAJE, Cheryl Strayed (Rocaeditorial)

 

unknownUnos años tras la muerte de su madre que la deja desolada y tras un tiempo de desnorte vital absoluto: drogas, relaciones esporádicas con hombres, traslados y un divorcio, Cheryl decide emprender el SMP (Sendero del Macizo del Pacífico) buscando en ello una especie de redención. Comienza su periplo en el sur de California y llega  hasta a Oregón, lo que hacen unos 1.700 km de marcha (aprovecho para agradecer a la editorial el haber colocado el mapa al principio del libro, así es más fácil orientarse). El contenido se podría dividir en tres partes: una es el contacto con la naturaleza y, lo más divertido para mí, los esfuerzos de la protagonista por adaptarse al medio a pesar de su escasa preparación como montañera y su equipación poco apropiada; la segunda es el torrente de sentimientos que afloran en su caminar además de los recuerdos sobre su biografía y la última son unos consejos new age sobre cómo afrontar la vida. La lectura atrapa porque está escrito de un modo muy dinámico. A mí me ha quedado meridianamente claro que no emprendería nunca semejante epopeya aunque admiro su perseverancia y el hecho de que aún en las peores circunstancias sacara de la mochila un libro para leer.