LAS SIRENAS DE BAGDAG , Yasmina Khadra (Alianza)

unknownUn joven iraquí más bien pacífico vive en un remoto pueblo alejado de todo conflicto llamado Kafr Karam. Allí tiene una existencia pacífica y reside con su familia. Emprende estudios universitarios pero pronto debe volver a su tierra natal debido a la guerra. A pesar de ser de natural poco belicoso,  padece de cerca un par de situaciones extremadamente injustas (sobre todo por la manía de los americanos de disparar antes de preguntar) lo que le impulsa a ir a la capital para preparase como terrorista. Aunque al principio los cabecillas le acogen con bastante reticencia, poco a poco van a confiarle una gran misión de la que parte desde Beirut. El tono es complejo y denso; la acción va a cámara lenta describiendo la transformación del protagonista y se requiere de bastante concentración para seguir el hilo. A pesar de que me gustó muchísimo más El atentado del mismo autor, nunca viene mal una lectura que hace reflexionar sobre el terroismo islámico desde otro punto de vista y no el que nos venden las películas y series made in USA.

AQUÍ TE QUEDAS, Terry McMillan (Anagrama)

unknownAños 80 en nuevo York. Franklin es un albañil con escasa educación académica pero de muy buen ver. En uno de sus trabajos conoce a Zora, la inquilina de la casa donde se encuentra trabajando, y ambos enamoran perdidamente. Zora es profesora de música y su sueño es grabar un disco. Los primeros embates amorosos, descritos con toda clase de precisiones, hacen que se planteen el ir a vivir juntos pero, como se puede adivinar por la rapidez con que avanza la relación al principio, todo se va desmoronando. Cada capítulo se atribuye a la voz de un personaje. A Franklin las amigas de su chica le parecen muy pesadas, además no entiende su insistencia en que vaya a la escuela y que logre mantenerse en el puesto adecuado sin darle a la botella. En el fondo (esta es mi lectura) el protagonista es uno de esos idealistas que nunca hacen nada en el momento pero que todo lo pospone para después. Zora asume al principio todos los gastos pero se harta de la espiral de violencia en al que se convierte su relación. Sería interesante comentarla entre hombres y mujeres. Novela que describe muy bien la psicología de la pareja pero que no recomendaría para todos los públicos debido a las escenas explícitas de sexo y a la violencia aquí descrita. Muy, muy lejos de Walt Disney, vamos.

DUBLINESES, James Joyce (Cátedra)

img_0290Tras el sobresalto de Plenilunio  nada como retomar al Joyce que se entiende en esta recopilación de quince relatos sobre su Dublín natal. A través de los cuentos conocemos la ciudad de principios del siglo XX con los primeros automóviles, la vida oscura de los oficinistas e incluso ciertos esbozos sobre la política. La iglesia católica está omnipresente en cada una de las historias así como la afición a las bebidas alcohólicas que parece ser una característica indeleble de la nación irlandesa. Al tratarse de una obra costumbrista todo es general más descriptivo que narrativo, el lector se hace una idea de la sociedad de la época y le queda la impresión que al autor no le satisfacía en exceso. A mí me ha quedado la sensación de que dentro de un par de años no me voy a acordar de nada a pesar de que tengo que dar las gracias a la estupenda edición de Cátedra ya que una lectura que podría resultar algo plana y opaca se enriquece y aclara bastante gracias a todas las anotaciones.

PLENILUNIO, Antonio Muñoz Molina (Seix BarraL)

plenilunio_9788432215735-598x1024Tras este poético título se halla una historia muy dura y muy bien narrada. Un inspector de policía destinado en Bilbao cambia de puesto a una ciudad más al sur. Lejos de encontrar la tranquilidad aparece en dicha localidad un asesino pederasta que él se encargará descubrir. En el camino una relación amorosa con la profesora de la niña muerta, Susana y una descripción decepcionada de su relación con su mujer, ahora internada en un sanatorio. Intercaladas con escenas muy cruentas y desagradables, el autor nos hace retratos de personajes secundarios como el ex marido de la maestra de lo más acertado. Cabe señalar, por último, que la novela se respira un aire de “otros tiempos”: pocos ordenadores, pesetas y cabinas telefónicas, una descubre han pasado “solamente” veinte años de su publicación y se pregunta por qué unos clásicos envejecen sin problemas y otros no tanto. Las almas excesivamente sensibles que descarten esta lectura, a los que no les asuste nada y disfruten con una buena historia…adelante.

MARIA ZEF, Paola Digo (Periférica)

unknownNovela a veces tremendamente cursi y en otras ocasiones, sobre todo al final, absolutamente estremecedora. María viaja con su madre y con su hermana Rosùte por los míseros pueblos de Italia vendiendo pucheros. En la extrema pobreza dependen de la compasión de los campesinos, cuando su madre fallece las pequeñas vuelven a la choza junto con su tío, Barbe Zef. María es bella y canta bien, se dedica a las tareas del hogar y hay pocos atisbos de alegría en su vida salvo el ir de vez en cuando a la ciudad. Cuando su hermana pequeña es hospitalizada y queda sola con su tío, todo se vuelve aún más sórdido y miserable. Como es propio de la época de la escritora abundan las descripciones bucólicas excesivamente adjetivadas de la naturaleza y la exaltación de la vida campestre. Además, posee el buen gusto de enunciar en una frase breve los episodios más desagradables, que una ya ha leído mucho y sabía que el Barbe nada bueno presagiaba. Lo que en la prosa actual llevaría páginas y páginas de escenas escabrosas, se resuelve aquí con un escueto: “se abalanzó sobre ella y la tomó con violencia” (p.172). Puede ser interesante recuperar este clásico italiano no muy del gusto estilístico contemporáneo.

UN JARDÍN EN SHANGAI, Pedro Molina Temboury (Sotavento)

img_0289En esta larguísima crónica de casi quinientas páginas, el autor que es guionista  relata de modo prolijo sus experiencias en China. Primero en Pekín, a principios de siglo donde acude a realizar un guión sobre un documental y luego en la exposición universal  de Shangai del 2010 donde trabajó como “asesor” debido a sus contactos anteriores. La lectura está a caballo entre una guía de viajes, un estudio sesudo sobre las costumbres de los chinos y cierta parte novelera que tiene que ver con los amoríos del autor. Se reflejan aquí las muchas perplejidades que supone vivir al narrador como expatriado en un mundo completamente desconocido y cuyas contradicciones no le dejan indiferente. Todo aquí tiene cabida: la importancia de la política y el sistema comunista, la educación, la ceremonia del té, la gastronomía, la cultura, el sexo, el taoísmo, los jardines, el turismo… y, por supuesto, los malentendidos que padece el protagonista, a veces involuntariamente y otras no tanto. El estilo, a pesar de la magnitud de la obra, es ágil aunque a algunos se les puede caer de las manos. Desde luego una manera interesante de atisbar una cultura muy alejada de la nuestra, aunque nuestras calles estén plagadas de unos cuantos expatriados de dicho país.