UN PIE EN EL PARAÍSO, Ron Rash (Siruela)

Unknown Historia ambientada en los años cincuenta, allá por los Apalaches, en la América profunda.  Una mujer acude alarmada al shérif para explicarle que su hijo, Holland Winchester, veterano de la guerra de Corea ha desaparecido y que ella ha oído un disparo.  Como si fuera Clint Eastwood, Will Alexander, que así se llama el shérif,  acude a la granja de Billy Holcombe para investigar el suceso. Pero esta sinopsis que podría convertirse en un argumento de novela policíaca se transforma en un relato en el que aparecen varias voces y que tiene de todo:  sentimientos de todo tipo como deseo, amor y celos, descripciones sobre la naturaleza, afán de prosperar y de vencer las circunstancias. Los personajes son sólidos , creíbles y sin artificios (incluso aparece una hechicera en la ecuación). Gran descubrimiento.

Anuncios

EN CAMPING CAR, Ivan Jablonka (Anagrama)

UnknownA medio camino entre un ensayo sobre el turismo y recuerdos de infancia, este escritor/periodista/historiador nos cuenta con bastante brevedad y agilidad cómo transcurrieron sus veranos en una autocaravana. Sus familia con otros amigos visitaban países del sur de Europa como Italia, España, Portugal o  Grecia; o incluso zonas de Marruecos. Allí acampaban, vivían con sencillez pero con muchísima cultura dado que la madre del narrador era profesora de letras clásicas. Esto viene a ser las reminiscencias de un  Verano azul pero con muchísima más profundidad y criterio, que para eso es una producción francesa que se permite reflexionar sobre el poco consumismo de este modelo vacacional y de sus implicaciones sociológicas. Para lectores nostálgicos del verano que acaba de terminar y que deseen corroborar que no todo es siesta, sangría y verbenas…aquí hay un veraneo comme il faut!…donde vamos a ir a parar.

LA BIBLIOTECA EN LLAMAS, Susan Orlean (Planeta)

09122472-93E8-476F-A12E-585018FDC6B2El 29 de abril de 1986 la biblioteca de Los Ángeles ardió, y con ella un montón del libros irrecuperables. Casi nadie se dio cuenta porque justo en esas fechas ocurrió el desastre de Chernóbil y todas las noticias se dirigían a ese suceso. Después de arduas investigaciones y entrevistas, esta periodista traza una trayectoria de la historia de la biblioteca (desde el s.XIX hasta el XXI) y, como no, del incendio, pero sobre todo es una alabanza a las bibliotecas, una loa a los bibliotecarios y a la labor social realizada por todos los trabajadores de la misma. De lectura obligada para bibliotecarios y amantes de las bibliotecas, yo cada vez que visito un país, intento entrar en  las bibliotecas cuando me topo con ellas. Mucho más ambicioso que otra joyita sobre le mundo bibliotecario: Signatura 400. Tras esta lectura uno aprende y le dan ganas de visitar cuantas bibliotecas encuentre, de aplaudir a los bibliotecarios y de rogar a los ayuntamientos/políticos que no dejen de financiarlas.

Añado: hoy he ido a mi biblioteca de referencia, un señor (habitual, él) pedía “el libro rojo” a lo que el bibliotecario presto y eficaz le ha contestado con la signatura que le correspondía…nada que envidiar por estos pagos a la biblioteca de Los Ángeles.

Aquí en una foto (que nunca publicaría una instagramer/influencer por su calidad y la altura de la modelo…en la biblioteca de Bremen)

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Biblioteca (movida) de Bremen con la reading assistant del blog

A CONTRALUZ Rachel Cusk (Asteroide)

E0BD1F80-614D-4E97-BDD2-7A833383B949Una escritora que acaba de pasar por una crisis familiar acude a Atenas para impartir un curso de escritura creativa. En el avión conoce a un hombre griego que le cuenta sus fallidos matrimonios, luego se ve con él en su barco. Posteriormente  se va encontrando con más gente: colegas escritores, alumnos del curso o amigos de amigos que le van narrando sus penurias existenciales con un poco de vidas peculiares y un mucho de filosofía barata. Ella escucha y transcribe a un ritmo lento que hace muy pesada la lectura y que a mí no me ha interesado lo más mínimo.En resumen, unos cuantos desnortados que siguen perdidos cuando acabas el libro.

Escogí esta lectura porque transcurre en Atenas y he tenido la ocasión de visitarla estos días. La conclusión es la siguiente: en una rápida encuesta lingüística (que es a lo que me dedico en realidad cuando no estoy leyendo) colegas de varias nacionalidades me lo han confirmado: caos, palabra griega, se formula igual en todos los idiomas.

PRÓXIMA ESTACIÓN, ATENAS, Petros Márkaris (Tusquets)

Nada mejor que iniciar una viaje de trabajo / placer que leyendo una novela que transcurra en el lugar al que se va. No soy gran especialista en literatura griega, pero es decir Atenas y a una le viene a la cabeza Márkaris, que sitúa (casi) siempre a su inspector Jaritos en dicha ciudad. En este libro, breve y descriptivo toma la línea de metro1 y a través de cada parada va explicando y comentando todo lo que hay que ver (o no ver) en cada estación/ barrio y aprovecha para dar unas pinceladas de historia y costumbrismo de la ciudad. Lo mejor es su mesura, su brevedad y su sentido común…no pretende vendernos una ciudad idílica, tampoco una ruina, es lo que es. Además no aprovecha, como harían otros escritores para exponer pormenores detallados de su vida, él se limita, como con la historia a citar alguna anécdota personal que viene a cuento. Perfecto para introducirnos en Atenas con el estilo sin complicaciones de Márkaris.

EL VERANO EN QUE MI MADRE TUVO LOS OJOS VERDES, Tatiana Tîbuleac (Impedimenta)

UnknownCon este título tan poético un lector se espera una historia pacífica y sin turbulencias, sin embargo resulta todo lo contrario: un chico psicótico que odia y desprecia a su madre transcribe el último verano de la vida de ella. La historia atrapa desde el primer momento por lo brusca y tremenda, luego se va dulcificando muy poco a poco pero no llega a ser en absoluto ningún remanso de paz. Lo interesante es la combinación entre recuerdos, sentimientos elevados a la máxima potencia, drogas y autolesiones con un lenguaje poético que logra que esta novela funcione y se vaya dulcificando a medida que va llegando a su fin. Para lectores con ganas de emociones fuertes.

ELLOS, Francine du Plessix Gray (Periférica & Errata naturae)

111A6E18-9684-4996-BBA4-D672F91793A9Biografía novelada de los padres de la autora que lo tiene todo: desde más de setecientas páginas hasta una trayectoria vital muy poco convencional que abarca, además, una buena parte de la historia del s.XX. Su madre, Tatiana Yákovleva, nació en Rusia, pudo llegar a París y formarse como sombrerera en los años XX para casarse con un aristócrata, huir tras la SGM e instalarse en Nueva York. Su segundo marido, Alexander Libermann, también escapó de su Ucrania natal educándose en escuelas de élite francesas e inglesas. Dotado de un gran don de gentes, de gran capacidad de trabajo y de intuición para saber estar en el sitio adecuado en el momento justo fue fotógrafo, escultor ,pintor, y sobre todo,  editor todopoderoso del conglomerado de revistas creadas por Condé Nast. Así, la vida de Francine, la hija de Tatiana e hijastra de Alex, no tiene nada de fácil, aunque sabe sobrevivir en el mundo de fiestas, desorden y caos glamuroso creada por sus progenitores. El relato es excesivo, muchos personajes, muchas vidas cruzadas con artistas y parientes excéntricos  cuyas biografías merecerían varios libros más.  La autora no es  nada complaciente con sus descripciones pero da con el tono justo para poder ser objetiva por un lado, y por otro, para detallar la complejidad psicológica de Tatiana y de Alex. Después de la lectura una agradece que su vida sea tan sumamente aburrida en lo cotidiano y, también se hace una  idea de lo importante que es la historia y las vivencias en el desarrollo de la personalidad. Lectura larguísima e intensa.