Archivo de la categoría: Clásico

NUESTRA SEÑORA DE PARÍS, Victor Hugo (Alianza Editorial)

9788420671628Aprovechando un fin de semana en París… qué mejor lectura que un libro del siglo XIX ambientado a finales del s.XV. La historia lo tiene todo de un clásico: abundantes y prolijas descripciones, tanto de la ciudad, como de la catedral de Notre Dame. Abundantes personajes muy sentidos ellos y muy bien caracterizados: Esmeralda, la bella gitana huérfana que busca a madre pero que es acusada de brujería; Quasimodo, el campanero contrahecho que adora a Esmeralda, la defiende y ama hasta sus últimas consecuencias; Claudio Frollo, el sacerdote que va caminando desde la erudicción solitaria y ciertos actos buenos a la perversión más absoluta; Phoebus, el bello soldado un tanto inconsciente amado por todas; Jehan , él hermano de Frollo, estudiante vago y dilapidador ; Gringoire, filósofo, poeta y dramaturgo con poco éxito y Gudula mujer atormentada por haber perdido a su hija… a todos ellos se suman más y más personajes, muchos escenarios, acción y emoción… todo para gustar al lector. Es verdad que al principio las descripciones son extremadamente detalladas, pero merece la pena adentrarse en este clásico repleto de aventuras románticas unas, emocionales otras y de lucha descarnada las que quedan. A veces me llegaban ecos que parecía que estaba leyendo alguna Novela ejemplar de Cervantes.

Tengo que añadir que en abril, cuando se quemó Notre Dame, las ventas de este libro crecieron muchísimo, olé por los franceses que ante tamaña tragedia vuelven sus ojos a sus clásicos literatura, sugiero desde aquí una vuelta a Galdós que era de Gran Canaria, isla que también está sufriendo incendios.

EL GRAN MEAULNES, Alain Fournier (Mondadori)

9788439710592Clásica novela decimonónica recomendada para todos los escolares que estudian francés. François Seurel vive con sus padres, maestros ambos, en una casa colindante con la escuela. Su vida es aburrida: clase, cambios meteorológicos según la estación y vida rural. Un día aparece Agustin Meaulnes, nuestro protagonista, que quedará interno en casa de los Seurel . Poco antes de Navidades, desaparece durante tres días, y es el relato de lo acontecido, donde descubre un mondo diferente, cuando François y él se van a lanzar a recuperarlo, asunto amoroso a varias bandas que tardará bastante en completarse. Me ha resultado una lectura un tanto anticuada, aunque he disfrutado de la descripción de las escuelas rurales de principios del s.XX (con la autoridad incontestable del maestro y sin grupos de whastapp de padres ¡?). La trama, para nuestros parámetros actuales va un poco lenta, pero seguro que algún sesudo crítico literario encuentra gran número de metáforas en todo lo que aquí acontece a ritmo pausado y profusamente decorado con adjetivos.

ADA O EL ARDOR, Vladimir Nabokov (Anagrama)

Siento decir que este es uno de los libros que más me costado leer, que he acabado con más alegría y, además, he cometido el pecado de leerlo en diagonal y me he saltado páginas. Después de esta confesión que no dice mucho sobre mis hábitos lectores, pasemos a comentar este voluminoso despropósito. Por un lado, Van y por otro Ada, él retoza desde su más tierna infancia con toda muchachita que se le pone delante, ella, se pone a tiro y ambos protagonizan una larga historia de amor a intervalos temporales. Por supuesto que todo está plagado de personajes secundarios o terciarios de la más diversa índole que divagan por el mundo aristocrático y decadente (situado a finales del XIX y principios del XX), pero con anacronismos varios para hacer más compleja la historia. Seguro que se dan infinitos juegos de palabras y situaciones que cómicas que yo no he sabido ver. Ardiendo, como Ada, estoy esperando qué opinan mis compañeros del grupo de lectura del mítico Nabokov.

LOS MAIAS, Eça de Queirós (Pre-textos)

Como indica el nombre de la editorial, he utilizado de pretexto un viaje laboral a Portugal para leer este clásico de la literatura lusa, un tanto desconocido en España pero aquí equiparable a nuestro Quijote.  Esta novela inmensa por el volumen tiene de todo lo que puede uno desear de la prosa decimonónica relaista/naturalista: páginas y páginas de descripciones promenorizadas sobre la ropa, la decoración, la política y la literatura y un argumento que hará las delicias de cualquier adicto al culebrón de sobremesa. En la vida de los Maias primero está Afonso, hombre generoso y librepensador que se verá abocado a educar a Carlos Eduardo, su nieto, tras la dramática muerte del padre de éste, Pedro. Aunque Carlos ha estudiado medicina en Coimbra, no se dedicará al oficio de galeno con mucho afán, sino que le va más bien la fiesta y es adorado por las mujeres (casadas o no). Tras este resumen, un tanto simplista, conoceremos a un montón de personajes secundarios extraordinariamente dibujados: Ega, el amigo un tanto tarmabana; Alenca, el poeta romántico incomprendido, Cruges, el músico melancólico, la condesa de Gouvarinho y María Eduarda de la que no quiero contar demasiado. El lenguaje es de hace dos siglos, pero en esta época descarnada en la que vivimos en la que todo se explicita por escrito o por imagen, no puedo dejar de sonreir y de congratularme al leer frases como la que sigue: “la vieja tartana de ruedas amarillas acababa de ser una alcoba de amor, perfumada de verbena, durante las dos horas en que Carlos había rodado en ella por la carretera de Queluz, con la señora condesa de Gouvarinho” (p. 252). A buen entendedor, pocas palabras bastan.

A SANGRE FRÍA, Truman Capote ()

4fbc791d1a9ce35e56782febcbf2c339099003b0
Novela/historia que inauguró el género de la no-ficción. El 15 noviembre 1959 el matrimonio Clutter y dos de sus hijos fueron brutalmente asesinados en su próspera granja de Kansas. Tras la consternación inicial, los policías se pone e con escasa pistas a buscar culpables y los encuentran en dos ex presidiarios: Dick Hickock y Perry Smith que serán condenados a muerte y ahorcados. Esto ya lo sabe el lector desde el principio, pero lo interesante de la historia es el manejo del tiempo: Capote primero narra el final y posteriormente nos explica cómo se llegó a ello. También añade a toda la abundante documentación detalles de la vida cotidiana de los pueblos del Medio Oeste, de las familias de los protagonistas y, por fin, un juicio de lo más efectivo en términos dramáticos. Puede ser una gran idea recuperar este clásico.

LAS OLAS, Virginia Woolf (Austral)

UnknownBernard, Louis, Neville, Jinny, Susan, Rhoda y Percival han compartido infancia. Tras ella viene la escuela secundaria, la juventud, la madurez y, por último, la vejez. A través de los monólogos interiores de cada personaje (salvo de Percival, del que todos hablan pero cuya voz no se escucha) vamos haciéndonos idea del carácter y del devenir vital de cada uno de ellos. Las olas aparecen al principio de cada capítulo, al inicio en los primeros instantes,  el sol sale poco a poco, cada momento del sol es una metáfora de la vida que acaba con el ocaso del mismo y con la vejez de los protagonistas. Lenguaje complicado con abundantes adjetivos y referencias a la naturaleza. Lo mejor que puede hace el lector osado es dejarse mecer por las olas y disfrutar con el lenguaje, para leerlo pequeños sorbos y disfrutar con el vaivén del mar ¿o de la vida?.

EL DESIERTO DE LOS TÁRTAROS, Dino Buzzati (Alianza)

UnknownGiovanni Drogo, joven recién salido de la escuela militar es destinado a la Fortaleza Bastiani, lugar recóndito en el que espera no pasar más de cuatro meses. Pronto, la rutina se instala, allí establece ciertas amistades con compañeros y todo se reduce a esperar un ataque que nunca llega, a obeceder ordenanzas, a hacer guardias y a repetir contraseñas. El ritmo de la historia es lento porque, salvo al final, poco acontece en este lugar del que Drogo es incapaz de huir. Tras su lectura está claro que esta novela es más metafórica que literal : la fortaleza como un lugar cómodo del que no se desea/se puede huir, lo que a veces se oye como “salirse de la zona de confort”. Interesante para un debate y paar lectores con deseos de calma y paz. Abstenerse los amantes de las aventuras y de las series de acción, salvo que todos los personajes pertenecen al ejército, cualquier parecido con una serie americana al uso es pura coincidencia.