Archivo de la categoría: Novela histórica

EL HOMBRE DE LAS CHECAS, Susana Frouchtmann (Espasa)

UnknownAlfonso Laurencic me recuerda al personaje de Filek,  hombres centroeuropeos que encontraron en la España de los años 30 un medio óptimo para sobrevivir. Poseían apellidos imposibles, vagas fortunas, buenos modales y caradura extrema, lo que en unos casos les llevó a ganar y en otros, como es este, a perder. La autora descubre por casualidad que este hombre, fusilado por haber ideado unas crueles checas fue el marido de al institutriz austriaca que educó a sus hermanas. Poco a poco va indagando sobre Alfonso y su mujer, María Luisa Preschern, y de paso averigua secretos familiares. El proceso es costoso: entrevistas con investigadores y testigos posibles, búsquedas en la red, visitas a archivos y a bibliotecas. Lo mejor es, sin duda, la descripción minuciosa de la búsqueda en la que la autora se encuentra en el punto justo: ni muy largo , ni excesivamente personalista y refleja simplemente el esfuerzo de tiempo, trabajo, pistas falsas que conlleva toda investigación. Hay que saber que NO todo está en Internet y que las bibliotecas y archivos siguen existiendo.

UN PAISAJE DE CENIZAS, Elisabeth Gille (Nocturna)

UnknownEntre los muchos episodios de la Segunda Guerra mundial, aparece uno que no dispone de tanta literatura como otros: en Francia, muchos niños judíos fueron salvados de los nazis gracias a religiosos que los acogieron y educaron en los internados. Léa es llevada con cinco años a un convento y escapa por los pelos de ser enviada a Auschwitz junto con sus padres. Allí se muestra rebelde aunque es una alumna brillante. Intima con otra de las alumnas: Bénédicte dos años mayor que ella y cuyos padres están en la Resistencia. Que no piense ningún lector que al acabar la guerra todo se resuelve y se vuelve idílico porque no es así: en los finales de los 40 y la década de los 50 tanto Léa como Bénédicte sufrirían lo acontecido durante al guerra. este desarrollo tiene su lógica ya que la escritora es hija de la malograda Irene Nemirovsky. Puntos fuertes: tristeza infinita muy bien descrita, redacción ágil y contenida. Puntos débiles: el final por resultar muy tópico (aunque coherente con la historia). Pero aún y todo merece la pena.

 

ELLOS, Francine du Plessix Gray (Periférica & Errata naturae)

111A6E18-9684-4996-BBA4-D672F91793A9Biografía novelada de los padres de la autora que lo tiene todo: desde más de setecientas páginas hasta una trayectoria vital muy poco convencional que abarca, además, una buena parte de la historia del s.XX. Su madre, Tatiana Yákovleva, nació en Rusia, pudo llegar a París y formarse como sombrerera en los años XX para casarse con un aristócrata, huir tras la SGM e instalarse en Nueva York. Su segundo marido, Alexander Libermann, también escapó de su Ucrania natal educándose en escuelas de élite francesas e inglesas. Dotado de un gran don de gentes, de gran capacidad de trabajo y de intuición para saber estar en el sitio adecuado en el momento justo fue fotógrafo, escultor ,pintor, y sobre todo,  editor todopoderoso del conglomerado de revistas creadas por Condé Nast. Así, la vida de Francine, la hija de Tatiana e hijastra de Alex, no tiene nada de fácil, aunque sabe sobrevivir en el mundo de fiestas, desorden y caos glamuroso creada por sus progenitores. El relato es excesivo, muchos personajes, muchas vidas cruzadas con artistas y parientes excéntricos  cuyas biografías merecerían varios libros más.  La autora no es  nada complaciente con sus descripciones pero da con el tono justo para poder ser objetiva por un lado, y por otro, para detallar la complejidad psicológica de Tatiana y de Alex. Después de la lectura una agradece que su vida sea tan sumamente aburrida en lo cotidiano y, también se hace una  idea de lo importante que es la historia y las vivencias en el desarrollo de la personalidad. Lectura larguísima e intensa.

NUESTRA SEÑORA DE PARÍS, Victor Hugo (Alianza Editorial)

9788420671628Aprovechando un fin de semana en París… qué mejor lectura que un libro del siglo XIX ambientado a finales del s.XV. La historia lo tiene todo de un clásico: abundantes y prolijas descripciones, tanto de la ciudad, como de la catedral de Notre Dame. Abundantes personajes muy sentidos ellos y muy bien caracterizados: Esmeralda, la bella gitana huérfana que busca a madre pero que es acusada de brujería; Quasimodo, el campanero contrahecho que adora a Esmeralda, la defiende y ama hasta sus últimas consecuencias; Claudio Frollo, el sacerdote que va caminando desde la erudicción solitaria y ciertos actos buenos a la perversión más absoluta; Phoebus, el bello soldado un tanto inconsciente amado por todas; Jehan , él hermano de Frollo, estudiante vago y dilapidador ; Gringoire, filósofo, poeta y dramaturgo con poco éxito y Gudula mujer atormentada por haber perdido a su hija… a todos ellos se suman más y más personajes, muchos escenarios, acción y emoción… todo para gustar al lector. Es verdad que al principio las descripciones son extremadamente detalladas, pero merece la pena adentrarse en este clásico repleto de aventuras románticas unas, emocionales otras y de lucha descarnada las que quedan. A veces me llegaban ecos que parecía que estaba leyendo alguna Novela ejemplar de Cervantes.

Tengo que añadir que en abril, cuando se quemó Notre Dame, las ventas de este libro crecieron muchísimo, olé por los franceses que ante tamaña tragedia vuelven sus ojos a sus clásicos literatura, sugiero desde aquí una vuelta a Galdós que era de Gran Canaria, isla que también está sufriendo incendios.

MERITXELL, Rosa Mª Echeverría (Verbum)

MeritxellComo anuncia la portada, la historia transcurre cronológicamente desde Castilla del año 1931 a Nueva York del 2017. La parte más extensa es la primera, donde Meritxell, una joven campesina es casada con Esteban, un pastor mucho mayor que ella. En ese ambiente de la “España negra” Meritxell va aprendiendo a querer a su marido, que le deja estudiar como desea. Además de describir el ambiente opresivo y retrógrado del pueblo, también se anuncian los odios y desgracias que trajo la Guerra Civil.  Por ello, parte de la familia emigrará a Venezuela y será en América donde las descendientes de la primera Meritxell serán reconocidas profesionales, bien en el mundo universitario, en el artístico o en la antropología.  Novela con un estilo muy peculiar, repleta de metáforas y de imágenes relacionadas con la naturaleza, roza la cursilería en algunos pasajes, a veces se pasa  y a veces se contiene. Peculiar.

EL DÍA QUE VENDRÁ, Rhidian Brook (Lumen)

650_H400093.jpgHamburgo otra vez y otra vez en la posguerra. Los ingleses ocupan Alemania y, más concretamente la ciudad de Hamburgo. El comandante Lewis es asignado para organizar la reconstrucción, pero otros opinan que deben sacar provecho de ello y claman venganza. A Lewis, su mujer Rachael y su hijo Ed les asignan una hermosa casa junto al Elba donde vive el arquitecto Stefan Lubert y su afligida y rebelde hija, Frieda, angustiada tras la pérdida de su madre en un bombardeo. En un gesto magnánimo, Lewis permite que la familia alemana comparta casa con los suyos. La historia se lee bien, no profundiza gran cosa pero apunta a grandes temas como vencedores y vencidos, la dicotomía entre patria y familia o, incluso, el amor matrimonial: entre el deber y la pasión.  Reseñable es también la situación de los niños huérfanos buscándose la vida en las calles derruidas, los nostálgicos del régimen maíz y el delicado equilibrio de las fuerzas de ocupación (rusos, americanos, ingleses y franceses). Aunque a veces tienda un pelín al culebrón tópico, no está mal como una aproximación histórica repleta de grandes temas sin desarrollar.

AHORA ME RINDO Y ESO ES TODO, Alvaro Enrigue (Anagrama)

da6213655474ed15acc67ac448a92331c402f54cAquí va un western visto desde múltiples puntos de vista: el de los apaches, que evidentemente no son tan malos, los estadounidenses  que obedecen órdenes del lejano Washington, los mejicanos heroicos y caballerosos, perdiendo la parte norte de su país y, por último, el propio escritor que realiza un viaje familiar por la zona. Tenemos, por un lado al teniente coronel Zuloaga,  que con una exigua dotación de soldados va tras la huellas de Camila, una mujer secuestrada por los indios. Por otro,  el ejército yankee se erige en salvador del pueblo que le es confiado, pero líbrenos al lector de la dicotomía buenos/malos porque aquí hay matices de grises. Además,  Gerónimo y otros jefes también explican su visión del mundo y, sobre todo, su relación con la naturaleza. Por último el autor, en la autoficción que no puede evitar, narra historias familiares y nos hace ver cómo se sienten los mejicanos. Se nos muestran aquí gran cantidad de personajes que pueden poblar todas las películas del oeste,   se salta con habilidad el tiempo, espacios y personajes con ciertos toques de humor que se agradecen en un novelón de esta envergadura. Aunque le sobran párrafos y a veces resulta farragoso, entre todo el mar de páginas hay destellos de buena narración y sobre todo de una buena historia en parajes inhóspitos que merecen armarse de paciencia para encontrarlos entre estas casi 500 páginas.